Aumentaron precios de productos básicos y se encarecieron los de salud durante pandemia en Oaxaca

En el último año Oaxaca acumuló una inflación del 4 por ciento, uno por ciento por encima del promedio nacional. Productos como arroz, huevo, frijol y azúcar, fueron los más encarecidos, en tanto que aquellos que se volvieron básicos con la pandemia de la COVID-19, como jabones y limpiadores, registran un repunte significativo en su costo.

El índice Nacional de Precios al Consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a mayo, detalla que el arroz tuvo un incremento anual del 79.708 por ciento, el azúcar de 16.471 por ciento, el frijol 22.340 por ciento, el huevo 29.102 por ciento y cerveza 16.586 por ciento.

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido. Si el nivel de la inflación sube las personas tienen menos capacidad económica para adquirir ya sea un producto o un servicio, es decir la inflación se traduce en la disminución del poder adquisitivo.

Así, por ejemplo, la bolsa de arroz que hace un año costaba 20 pesos, actualmente está en 35.80 pesos, es decir que para adquirirlo las familias tendrán que destinar 15.80 pesos más que el año anterior.  

En artículos como el huevo y la cerveza, el incremento estaría ligado con el tema del COVID-19, pues, por un lado, el primer producto sufrió el efecto de la especulación y el segundo se vio impacto por la paralización de la producción.

Otros productos con mayor demanda durante la contingencia sanitaria los aumentos fueron de 9.22 por ciento en blanqueadores, 10.492 por ciento en suavizantes y limpiadores, 9.391 por ciento en jabón de tocador, además 8.348 por ciento en papel higiénico y pañuelos desechables.

El incremento en los costos estaría impulsado por el aumento en las gasolinas que actualmente esta por llegar a los 20 pesos el litro.

Por el contrario, otros productos que registraron decremento fueron el servicio de telefonía móvil con un -0.171 por ciento, servicios de telefonía fija con -0.384 por ciento, televisores con -10.095 por ciento y gas doméstico con -7 por ciento.

Mientras que el servicio de transporte público urbano fue el único que no registró variación alguna.