EL Zombie, el lado cruel de la rudeza en la lucha libre

Uno de los rudos que fue uno de los iconos de la arena San Francisco fue Gregorio García Soto mejor conocido como El Zombie.

Este gladiador  desde pequeño fue aficionado al deporte de los costalazos donde entabló amistad con luchadores de la década de los setentas que ya figuraban en las arenas de nuestra ciudad, entre ellos El Increíble, Tawita y El Jíbaro

Su primer maestro fue El Vértigo, posteriormente El Cardenal y finalmente Pepe y Rigo Cisneros, estos últimos son los que le dan la oportunidad de Debutar.

Es en el año 1976 en el deportivo Bomberos dando vida al personaje de El Buitre con el que hizo pareja con Vick Aparicio para enfrentar a los desalmados Demon Res y al Jíbaro, quienes prácticamente trapearon el cuadrilátero de seis por seis. 

Después adoptó el personaje de El Gran César y finalmente llegó a la cumbre con el personaje del Zombie al lado de su gran amigo Zombie Segundo con el que escribió éxitos y fracasos dentro de la historia de la lucha libre oaxaqueña, en la época de uno de los grandes promotores de ese espectáculo el Químico Luna q.e.p.d.

Entre los rivales que tuvo esta dupla se encuentran Los Zorros y los Waihukas, donde El Zombie sacaba a relucir todo el arsenal de llaves y castigos que eran la base fundamental en cada entrenamiento, para lograr el triunfo y dejar satisfecho al público que asistía a la arena San Francisco y otras de esa época donde se presentaban.

Otros de los gladiadores con los que varias veces brindó grandes encuentros fue al lado de Fantasma Blanco Tercero y con los Hermanos Cisneros.

Su más fuertes rivales fueron El Cardenal y Pequeño Solín; en su vitrina tiene las máscaras de Excalibur y la de Sputnik, las cabelleras de El Cardenal y Chuy Ramírez; tres veces obtuvo diferentes campeonatos; el de Parejas de América, el de Parejas del Estado de Oaxaca que se lo quitaron a los a los Misioneros de Oaxaca y el de Peso Welter ganado al Mastín. 

Junto con su pareja perdió la incógnita a manos de los Zorros en la Arena San Francisco, posteriormente perdieron sus cabelleras frente al Cardenal y Pequeño Solín.

El Zombie lucho en todo el estado al lado de promociones Luna y Azteca, se extendió por Chiapas al lado de promociones Kung Fu del señor Coutiño, en Frontera Talismán, Guatemala, el estado de Puebla y en la capital de nuestro país.

Una de sus mejores luchas fue cuando enfrentó al Hijo del Santo en la Arena Puebla; la más difícil fue cuando se enfrentó a Pequeño Solín en la Arena San Francisco al tratar de arrebatarle el campeonato mundial de peso ligero sin llegar a tener éxito; la más sangrienta al enfrentar a los Waihukas nuevamente sin poder arrebatarles el campeonato de parejas del estado.

A lo largo de su carrera tuvo la oportunidad de alternar con estrellas como Nahur Kaliff, al exótico Rudy Reyna, Ángel de Puebla; y ha enfrentado al Santo, Hombre Araña, Robinson, El Monarca, El Hijo del Santo y al Hijo de Black Shadow.

Unas de sus últimas presentaciones las realizó en la Arena Ray Alcántara, donde demostró su experiencia, calidad y capacidad en el encordado, las cuales aprendió de manera perfecta de sus maestros y que a su vez les inculcó a sus hijos.

Está satisfecho del trabajo realizado, sobre todo en la catedral de la lucha libra oaxaqueña, la arena San Francisco, donde vivió las más grandes experiencias de su vida luchística.