Alertan oncólogos por ola de cáncer tras pandemia, en el país

ExcélsiorExcélsior

CIUDAD DE MÉXICO.- Para algunas personas, resguardarse del coronavirus significa deteriorar su salud. Expertos alertan que, al estar en confinamiento, los enfermos de cáncer padecen también el detrimento de no tener, o tener modificados, los servicios de salud.

De acuerdo con el oncólogo Jorge Adán Alegría Baños, hay consenso de que, en un segundo momento de la pandemia, estos pacientes tendrán como consecuencia enfermedades más avanzadas, retrasos en el diagnóstico y economías fracturadas.

De por sí son vulnerables, se enfrentan a retos económicos y limitaciones del sistema de salud. La pandemia nos impacta a todos pero especialmente a ellos porque, cada vez que van a recibir su tratamiento oncológico, sienten angustia y miedo. Saben que, si no lo reciben, el cáncer puede matarlos; pero si acuden a recibirlo, pueden morir por la enfermedad porque son una población vulnerable a presentar formas graves y tener peor pronóstico”, explicó a Excélsior.

Para Alegría Baños, los tratamientos oncológicos deben analizar la migración hacia plataformas como la telemedicina.

"Ahorita todos estamos viendo las muertes y el grado de infección por COVID-19 y estamos viendo fallecer a los pacientes hipertensos, diabéticos u obesos; los pacientes con cáncer están resguardados, pero están sufriendo el detrimento de no tener o tener modificados los servicios de salud. Muchos expertos explican que, en un segundo pico, en un segundo momento vamos a ver todas las consecuencias en los pacientes con cáncer, con enfermedades más avanzadas, con progresiones, con retrasos en el diagnóstico y con economías fracturadas”, advirtió el oncólogo Jorge Adán Alegría Baños.

Ante esta preocupación, a partir de la colaboración de diversas instituciones, entre ellas el Instituto Nacional de Cancerología y la Universidad La Salle, ahora mismo a través de la plataforma digital ONCOVID, se está llevando a cabo el levantamiento de un registro nacional de los pacientes con cáncer y con infección de SARS-CoV-2.

El objetivo de la herramienta es identificar cuáles son los factores de riesgo que condicionaron que pacientes con cáncer contrajeran covid-19, qué tipo de tratamiento están recibiendo, así como su pronóstico, con el fin de desarrollar estrategias para su atención.

Durante una entrevista con Excélsior, el doctor Alegría, uno de líderes del proyecto, explicó que los pacientes con cáncer son un grupo más propenso a desarrollar formas graves de covid-19 y que, si bien de inicio no hay tantos casos, la prolongación de la pandemia obliga a los sistemas de salud a ajustar los tratamientos que se les brindan.

Cuando un paciente tiene cáncer de por sí ya es vulnerable en nuestra sociedad, se enfrenta a retos económicos, a problemas espirituales y, en cierto modo, a limitaciones del sistema de salud. La pandemia es un problema que nos impacta a todos, pero especialmente a ellos porque cada vez que van a recibir su tratamiento oncológico sienten angustia y miedo, saben que si no lo reciben el cáncer puede matarlos, pero saben que si acuden a recibirlo pueden morir por la enfermedad porque son una población vulnerable a presentar formas graves y tener peor pronóstico”, señaló.

Por eso, debemos trabajar para ir adecuando los esquemas, migrar hacia plataformas como la telemedicina, por ejemplo. En la experiencia que se ha ido acumulando se fueron haciendo protocolos; ahora podemos cambiar la frecuencia de la administración de la inmunoterapia; se puede rotar la quimioterapia intravenosa a terapia oral en algunos pacientes y hay que escoger en cuáles para que no vayan al hospital, sino que la tomen. Entonces ahorita estamos revolucionando toda la parte de los medicamentos, las cirugías se están difiriendo, a menos que sean urgentes, y se han hecho clasificaciones internacionales para ver qué tan urgente es operar a alguien”, indicó.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y MINERÍA DE DATOS

En este contexto, Roberto Vázquez, quien lidera todo el tema de inteligencia artificial del proyecto, detalló que al analizar la información del registro nacional de pacientes oncológicos afectados por covid-19 se podrá, entre otras cosas, evaluar si es necesario hacer cambios en los protocolos de atención para esta población.

En la parte de inteligencia artificial es en donde vamos a apoyar a que se logre hacer minería de datos sobre la información capturada de los pacientes, para poder encontrar relaciones sobre las variables que se están analizando y poder, por un lado, identificar cuál sería quizá el mejor tratamiento para un paciente y, por el otro, cuáles  serían los mejores medicamentos que podrían proporcionarse a los pacientes para garantizar que no se vean afectados o que se complique su padecimiento a causa del covid-19, entonces con inteligencia artificial lo que buscamos es encontrar estas asociaciones entre las variables y poder otorgar tratamientos personalizados”, dijo el coordinador de investigación de la Universidad La Salle.

El proyecto, avalado por Comité de Ética en Investigación del INCAN, registra los casos de hospitales de 25 estados.

Entre ellos se encuentran Aguascalientes, Nuevo León, Querétaro, Ciudad de México, Campeche, San Luis Potosí, Veracruz, Sinaloa, Chiapas, Jalisco, Puebla, Durango, Quintana Roo, Oaxaca, Baja California, Chihuahua, Sonora, Guanajuato, Hidalgo y Estado de México.

El registro incluirá las principales características sociodemográficas y clínico-patológicas de los afectados.

VENCIÓ AL COVID; AHORA SIGUE LA BATALLA CONTRA EL CÁNCER

María Eugenia todavía no vencía su cáncer colorrectal cuando tuvo que enfrentar un nuevo desafío: vencer al covid-19.

En pleno tratamiento para tratar su cáncer se contagió con el virus SARS-CoV2. Aún no se explica cómo.

Es difícil, primero, saber que tengo cáncer, y luego saber que tengo covid es dificilísimo, entonces hay que asimilarlo y pues ponerle el ánimo y todas las fuerzas y toda la entrega y pues salir adelante”, contó.

La mujer de 59 años tuvo que pasar 14 días aislada en el hospital. Ahí vivió una tercer sacudida: el sismo del pasado 20 de junio.

Hace un año a María Eugenia le detectaron cáncer de colon. La noticia la golpeó de lleno y causó estragos en su estado de ánimo.  Se preguntaba qué había hecho mal, si ni siquiera fumaba y si ya estaba condena a morir con ese diagnóstico.

Pero, tras la erradicación de su tumor y una serie de quimioterapias, María Eugenia estaba llegando a la fase final de su tratamiento, hasta que se desató la pandemia de covid-19.

"Cambió el panorama de mi enfermedad el cáncer, porque, de acuerdo a lo previsto estoy entre la población de más riesgo para contraer la enfermedad por covid y no sobrevivirla; cobró víctimas entre los doctores que me atienden, y en ese escenario yo presento un cuadro de dolor intenso e inflamación en el abdomen, sin fiebre pero con diarrea y vómito; ya en el servicio de urgencias dos noticias, la buena, es un padecimiento no vinculado con el cáncer de colon, la mala, yo resulté positiva a covid-19. ¿Cómo? ¿por qué? no tengo fiebre, ni tos seca ni nada de lo que se supone forma el cuadro clínico de esta enfermedad, seguí todas las recomendaciones sanitarias para disminuir el riesgo de infección, pero la prueba de laboratorio era contundente: este virus, atípico en muchos aspectos, me había infectado”, relató.

El 7 de junio pasado, María Eugenia llegó al hospital por un vólvulo intestinal y debía ser operada de urgencia. Fue ahí cuando se enteró de que estaba infectada por el nuevo coronavirus.

"Ninguno de los tratamientos podía esperar, si no operaban en las siguientes horas moriría y si lo hacían había una alta probabilidad de sufrir neumonía y tener que ser intubada y conectada a un ventilador; la recomendación del equipo de médicos fue intentar ambos procedimientos aun cuando algunos de los procedimientos quirúrgicos eran riesgosos tomando el esquema de tratamiento contra el virus”, explicó.

La operación fue un éxito y María Eugenia venció al covid-19. Su siguiente lucha es vencer, de una vez por todas, al cáncer.

“IBA A TRATAMIENTO CON TODAS LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN”

En plena pandemia de covid-19, Eva Viveros recibió 25 sesiones de radioterapia para tratar su cáncer.

Se mudó de Hidalgo a la Ciudad de México, en el momento más álgido de contingencia, para seguir su lucha contra el cáncer.

"Rentamos un departamento en la Ciudad de México, y pues todo mundo me decía ¿cómo te vas a ir para allá en plena pandemia y donde está tan fuerte? y yo pensaba, pues sí, ¿pero qué hago? si no me trato pues me gana la enfermedad, que me da miedo el cáncer y ése ya me dijeron que tengo, y el covid pues también me da miedo, pero no tengo y voy a tener  si no me trato, porque mis defensas estaban muy bajas”, relató en entrevista.

El 18 de diciembre del año pasado Eva recibió el diagnóstico de cáncer de endometrio. En enero le quitaron la matriz y pensó que ahí acabaría todo, sin embargo, le encontraron microcélulas cancerígenas en una trompa de falopio, por lo que le indicaron una ronda de radio y quimioterapias.

Cuando inició la pandemia de COVID-19 tomó la decisión de seguir con su tratamiento y no abandonarlo aun con el miedo que le representaba ir a los hospitales.

"Fui a las 25 sesiones de radioterapia, ya en el pleno de pandemia, con mi cubrebocas, me dieron vitaminas para evitar el riesgo del covid y pues mi decisión fue seguir con cuidado mi tratamiento para curarme, porque lo contrario era no salir y correr de todas maneras el riesgo de debilitarme y enfermar más o incluso adquirir el covid por mis defensas bajas, así que la decisión mía y familiar fue encomendarnos a Dios, cuidarnos y no dejar de hacer nada  relacionado con mi tratamiento”, contó.

"Iba con todas las medidas de prevención, eso sí,  había mucho cuidado en mi entorno, además del cubrebocas, la famosa mica, el lavado de manos”, añadió.

Eva pasó prácticamente un mes y medio luchando contra su enfermedad en la Ciudad de México.

"Sí hay miedo, te da miedo el covid, porque yo no soy de la personas que cree que es algo inventado, pero también  soy de las personas que pienso que Dios me cuidará  y yo misma me cuido. Eva Viveros es una persona de mucha fe”, confesó.

Tras su experiencia, a sus 53 años Eva está convencida de que su elección de no abandonar el tratamiento en contra del cáncer que la aqueja a causa de la pandemia fue la mejor.

"Te tienes que tratar, tienes que priorizar y  atender  lo que ya tienes, porque si no,  puedes tener una complicación”, dijo.