Julio César Chávez, estandarte del boxeo mexicano, celebra hoy 58 años de vida

Julio César Chávez, el máximo representante en la historia del boxeo mexicano y una de las más grandes figuras del ring mundial, celebra este domingo 58 años de edad en los que ha tocado la gloria, la fama y el dinero, pero también se ha sumergido en las profundidades de las adicciones, la desesperación y la soledad.

Ni una de las 115 batallas estelares que protagonizó en el ring (107-6-2; 85 KOs) se compara a la lucha diaria por sobrevivir un día más limpio de toda sustancia que manchó su pensar, su alma y hasta el camino con sus seres queridos. Este es el combate más valioso y el que hoy considera su razón de seguir con vida en esta nueva oportunidad de reinventar su nombre y su historia.

“Como todo joven pobre, yo soñaba tenerlo todo: carros, millones de dólares, mansiones y cuando lo logré a manos llenas, no sé qué me pasó, si tenían todo pero me sentía muy solo. Fue muy duro todo lo que viví. Duré 14 años drogándome, y hoy, gracias a Dios, tengo clínicas, pude salir de eso y hemos podido ayudar a mucha gente que tiene el mismo problema que tuve. Ha sido mucho trabajo y mucho sacrificio pero con la motivación que tengo yo, muchos han logrado salir adelante”, confesó El César del Boxeo, quien vivió un largo y renuente proceso de desintoxicación en el que llegó a dormir en el suelo y comer desperdicios con el único deseo de volver a consumir drogas”.

Hijo de un padre ferrocarrilero y una madre ama de casa, que junto a otros 10 hijos hicieron de un vagón de tren su hogar, en Obregón, Sonora, fue este preludio el primer escenario donde esbozó las sombras de un carácter duro y resiliente.

Aquel 5 de febrero de 1980, unos cuantos aficionados vieron a Chávez subir por vez primera los tres escalones que lo encumbraron hacia la fama. En su primer pleito profesional, ante Andrés Félix, ganó por KO en el sexto episodio, sin imaginar que después serían millones los pendientes de la destreza de sus puños y la agilidad de sus pies.

Chávez buscaba mejorar la vida de la familia y tan pronto comenzaron las grandes bolsas por sus funciones boxísticas, le compró un hogar a su madre, en Culiacán, Sinaloa.

En septiembre de 2005 enfrentó a Grover Wiley en su última pelea profesional, la cual perdió. Al bajar del ring se acabaron los arduos entrenamientos, los golpes y también la gloria se alejaron de su vida, pero las drogas no lo hicieron. Pasaron cuatro años más para que iniciara su pelea más difícil: contra las adicciones.

Creo que Dios me dio una segunda oportunidad al rescatarme de esa maldita enfermedad de la cocaína y el alcohol, Él tenía algo preparado para mí. Rescatar a los jóvenes de la adicción es difícil porque no todos aceptan que tiene problemas y no ven que sí pueden vivir sin eso”, garantizó el ahora comentarista, quien en agosto de este año celebrará 11 años limpio.

Con este nuevo reto, ha aceptado volver al ring, en peleas de exhibición con causas claras. Todo comenzó el año pasado, donde recaudó fondos para un boxeador que sufrió un accidente mientras entrenaba, después hizo dos peleas contra Jorge El Travieso Arce para reunir dinero para sus clínicas y ahora mismo, en esta cuarentena encausada por la pandemia del coronavirus, se entrena para reanudar dos duelos más contra Arce para apoyar a las personas afectadas por esta enfermedad.

Hoy se mantiene activo en redes sociales. “Ponte a entrenar, pinche dientón porque vamos a hacer otra exhibición para ayudar a la gente con coronavirus (…) Yo sí entreno, no quiero excusas”, dijo en un mensaje que compartió en sus redes sociales, enfundado en ropa térmica roja y golpeando el costal.

Este 12 de julio celebra un cumpleaños más, entre admiración y cariño en una nueva vida que redescubrió tras tocar los más profundos y oscuros caminos de la drogadicción y salir de allí fortalecido para demostrar que también es posible dominar esos rivales.

Con el ‘punch’ de la suerte

Este año, la Lotería Nacional celebra 250 años de existencia. La institución, que existe desde la época Virreinal, cuando nuestro país era nombrado La Nueva España, ha reanudado sus sorteos, tras el paso de la pandemia del COVID-19 y su primer boleto, tras esta pausa está dedicado a Julio César Chávez. El sorteo se realizará justo el día de su cumpleaños y reparte 24 millones de pesos en premios.

Queda un pendiente

En marzo, la Comisión de Box que preside Miguel Torruco, planificó romper un Récord Guinness con JC Chávez, al convocar a la clase masiva de boxeo más grande del mundo. El registro lo tiene el estadounidense Floyd Mayweather, quien en la Plaza Roja de Moscú reunió a 3 mil asistentes y para este año la expectativa era de duplicar al menos esa cifra, pero las acciones preventivas para evitar el contagio mermaron en la realización del evento.