Desolados, negocios en Oaxaca; esperan la llegada del turismo

"La gente no tiene dinero para gastar": AECO

A cinco días de la nueva normalidad, los establecimientos comerciales se encuentran desolados.

“La gente no tiene dinero para gastar, hay mucho desempleo, pero nosotros tenemos que estar abiertos porque es peor no trabajar; tenemos que ir buscando las formas de recuperarnos”, señaló Esther Merino Badiola, presidenta de la Alianza Empresarial y Comercial de Oaxaca (AECO).

En el mejor de los casos -dijo- algunos negocios han tenido ventas tres de los cinco días de la llamada “nueva normalidad”, en otros los ingresos máximos han sido de 500 pesos.

Debido a las condiciones actuales de contagios, la recuperación económica podría tardar meses y algunos establecimientos morirían en ese lapso.

Hasta este momento, de los 300 afiliados a la AECO diez cerraron definitivamente, lamentó Merino Badiola.  

“Es un escenario muy complicado, pero será más preocupante que después de uno o dos meses esto continúe así porque no aguantaríamos”, declaró.

El gasto de las familias -expuso- esta reorientado a la compra de productos esenciales para el cuidado de la salud como lo es el gel antibacterial, alcohol, líquidos de limpieza, medicamentos u hospitalización si la requieren, por lo que otros gastos no esenciales han sido suprimidos.

"No tenemos recursos ahorrados"

En la actividad tanto turística como comercial, julio es uno de los mejores meses del año en materia económica debido a la presencia de visitantes atraídos por la Guelaguetza, sin embargo, actualmente los comercios lucen vacíos, quienes están al frente de éstos lo único que los sostiene es la fe en que el contexto mejore pronto.

“Tenemos que mantener la esperanza y la fe, trabajar al triple. Ahorita muchos negocios no tienen ni el 10 por ciento de venta, está muy complicado, en mi caso, no vendí nada ayer; en el otro negocio sólo 500 pesos y mientras tanto los gastos fijos se tienen que seguir cubriendo”.

Para aguantar, han tenido que recurrir a la negociación con proveedores y arrendatarios a fin de poder realizar los pagos en fechas posteriores.

“Lo único que podemos hacer es pedir a los proveedores que nos aguanten lo más que se pueda”.

Merino Badiola hizo un llamado al gobierno federal, estatal y municipal para que otorguen créditos a plazos largos a quienes, por estar en buró de crédito con mal historial, no tienen acceso a préstamos del banco.

“Llevamos tres meses sin los suficientes ingresos y tener otros dos o tres meses así, es imposible, ninguno estaba preparado para un problema como éste. Las empresas, por experiencia propia, no tenemos recursos ahorrados”.