Estancias infantiles en Oaxaca permanecerán cerradas durante el mes de julio

Agencia Reforma Agencia Reforma

Las propietarias de las estancias infantiles podrían evalúan abrir sus puertas en agosto.

Una vez que las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social reanuden actividades, las propietarias de las estancias infantiles podrían evaluar volver a abrir sus puertas en agosto.

El cambio del semáforo epidémico de rojo a naranja en la entidad a inicios de esta semana, propició que algunas mamás y papás volvieran a su trabajo que al no contar con seguridad social requieren el servicio de guardería o estancia infantil.

Este fin de semana Raquel desocupa el inmueble por el que todavía el mes pasado pagó cinco mil pesos de renta, pero sus ahorros se agotaron y desde junio dejó de pagarle a las dos asistentes educativas, a otras dos que le ayudaban a atender a 24 infantes les dejó de pagar en abril.

A diferencia de los 20 días que cerró en 2009 durante la etapa más álgida de los contagios de la influenza AH1N1 o de septiembre de 2017 que obligó a suspender actividades por los fuertes sismos, esta vez no hay autoridad que les subsidie el servicio

Hasta diciembre de 2018 el Gobierno Federal pagaba 950 pesos de beca por infante que asistía a una estancia infantil, pero desde enero de 2019 las reglas cambiaron y la Secretaría de Bienestar entrega 800 pesos mensuales a madres o padres trabajadores; son ellos quienes deciden quién se encarga de su cuidado.

“Queda a la responsabilidad de los papás, porque no expedimos ningún certificado como un preescolar, al no haber el servicio algunos dejaron de pagar desde marzo, algunos implementamos clases virtuales y muy pocos pagaban una parte de la colegiatura, pero la mayoría desde el 20 de marzo dejaron de pagar”, relató.

Son esenciales, pero cerraron

Carmen, responsable de otra estancia infantil, verificó que en el catálogo municipal de actividades  esenciales las estancias infantiles podían seguir laborando, pero ella antepuso la prudencia y priorizó la salud de las niños y niños, así como del personal que labora con ella.

“Decidí cerrar hasta que las condiciones sanitarias sean las idóneas y no representen riesgo para los asistentes”, explicó con decepción, porque “se habla de la reapertura de las guarderías del IMSS o el ISSSTE, pero no de las estancias infantiles”.

Ninguna de las dos sabe cuándo volverán a abrir su estancia infantil, se capacitan en línea para implementar filtros y medidas de prevención a los que de alguna manera estaban acostumbradas, pero en su “vuelta a la normalidad” influirá directamente lo que decidan las autoridades municipales.