Magisterio se prepara para el inicio de clases en Chiapas

Daniela Grajales Daniela Grajales

Aunque la fecha tentativa de inicio de clases de educación básica es el 10 de agosto y las inscripciones el 7 de agosto, aún no hay calendario oficial.

La pandemia ha traído consigo un cúmulo de emociones y sentimientos, los estudiosos de la salud mental nos hablan de que el estrés, la depresión y la ansiedad son padecimientos que se agravarán con el hacinamiento, la fragmentación social, el desempleo, la violencia comunitaria y familiar que ya se sobrellevaba.

Aunado a los factores anteriores, está el analfabetismo, la inequidad, el rezago, la escasez de recursos, la cobertura limitada pero también la reprobación y deserción, que han venido desgastando y consumiendo al Sistema Educativo de nuestro estado.

En este sentido, Marco Antonio Morales Vázquez, Subsecretario de Educación Estatal compartió su experiencia de cómo se llevó a cabo todo el proceso de enseñanza en esta etapa de confinamiento, el término de un ciclo escolar en una situación que no estaba pensada.

“Un 14 de marzo la Secretaría de Educación Pública, debido a la situación de la pandemia, sin conocer los avances, se hace la suspensión, empezamos a tomar medidas en todas las escuelas, principalmente nos prepararnos como maestros para ver cual seria el siguiente paso, y pensando que solo era los meses de marzo y abril iban a ser suficientes para el confinamiento”.

Sin embargo, pasando ese tiempo se llevaron la sorpresa de que no iban a regresar, por lo que preocupados de cómo recuperar el tiempo de enseñanza los grupos académicos se dieron a la tarea de crear los cuadernillos con base a los libros de texto.

“La recomendación era con los padres de familia que no dejarán a un lado los libros de texto que se distribuyen, el trabajo de los cuadernillos estaban basados en ellos”.

Cabe mencionar que a nivel nacional se creó el programa “Aprende en casa” el cual en la entidad lo denominaron “La escuela que queremos”. Argumenta que fue un desafío porque algunos maestros no sabían manejar las plataformas, por lo que tuvieron que entrar a una capacitación relámpago, para que en los lugares que se podía tener acceso a internet las clases fueran en línea.

Lamentablemente al implementar esta estrategia en línea se dieron cuenta que había que trabajar aún más y enfrentarse con otra realidad, “en las comunidades donde es difícil el acceso a través de internet se hizo algunos convenios con la radio y la televisión para que pudieran transmitir algunas clases”.

A pesar que tuvieron todo el apoyo de los medios de difusión, “vimos comunidades que no tienen ni acceso a la televisión, ni a la radio, es más ni luz había”, ante este panorama volvieron a la estrategia principal,  “por lo que se editaron cuadernillos para entregarlos a los padres y así tener lo más posible actividad escolar en las casas”.

Los docentes comprometidos con la educación asistieron a la comunidad, con los debidos protocolos y hacer entrega de dicho material.

Esto hizo que los maestros no solo se quedaran en casa, sino que también tenían que seguir diseñando actividades, tenían que hacer reuniones de manera virtual.

Las calificaciones se determinaron con base a las dos evaluaciones previas a la pandemia.

“En primaria se evaluó las dos calificaciones que tenían, de ahí hacer la sumatoria y se dividía, sumado a esto los que pudieron asistir a las reuniones virtuales, se les tomó en cuenta su participación y evidencias de trabajo”.

Respecto a la educación preescolar solo se hicieron observaciones y sugerencias para saber los avances de los alumnos.

Recalcó que tal como lo ha dicho la dependencia a nivel nacional, no se regresará a clases de manera presencial mientras el semáforo no esté en verde.

Aunque la fecha tentativa de inicio de clases de educación básica es el 10 de agosto y las inscripciones el 7 de agosto, aún no hay calendario oficial. Al inicio de clases serán 3 semanas de un curso remedial, lo que quiere decir que los alumnos se tendrán que actualizar en los temas que se les dificulte y se espera que para el 31 de agosto se inicie de manera formal el ciclo 2020-2021.

La pandemia los llevó a replantear el sistema educativo, redefinir las filosofías educativas que lo orientan, impulsar la equidad educativa, atender los vacíos en la formación pedagógica de los maestros y maestras.

Por lo que concluyo diciendo que están realizando una serie de trabajos, para regresar a la nueva normalidad y cuidar la salud de los niños, así también  invitó a tomar nuevos hábitos de higiene y alimentación.