UABJO convoca a participar en el Premio Nacional de Periodismo 2019

“Es una oportunidad para valorar el trabajo de las y los periodistas, instancias civiles y autónomas como el Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo (CCPNP), que trabajan para generar una ciudadanía crítica, participativa, bien informada y responsable”, expresó el rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, Eduardo Bautista Martínez.

Agregó que “Es necesario mirar a las regiones, particularmente en el sureste del país y el premio es una buena oportunidad para colocar trabajos y erradicar la visión centralista sobre el quehacer periodístico, pues no solo en el centro el país se hace buen periodismo”.

Refirió que “Es muy importante ejercer el periodismo de manera responsable y con respeto: sin clasismo, sin discriminación y sin racismo”.

Lo anterior durante la Rueda de Prensa Virtual “Caricatura Política y periodismo de opinión”, en la que participó Soledad Jarquín Edgar, Presidenta del Jurado del Premio Nacional de Periodismo (PNP) 2019 y representante de nuestra Universidad junto con el caricaturista Darío Castillejos Lázcarez, tres veces ganador del PNP y moderada por Xochilt Bautista, Directora de Comunicación Social.

Al tiempo que reiteró la invitación a profesionales de la comunicación y periodistas a que participen en la convocatoria del Único PNP que otorga el CCPNP.

Al respecto el representante de la Presidencia del Consejo y Director de Comunicación Universitaria de la Universidad Veracruzana, Raciel Martínez Gómez, informó recepción de trabajos se amplía hasta el lunes 13 de julio y las bases pueden consultarse en www.periodismo.org.mx.

Libertad de opinar y El humor en su sana distancia

Durante la rueda de prensa la periodista Soledad Jarquín Edgar, señaló que la libertad de opinar es un derecho humano que se debe ejercer con responsabilidad. De ahí que los géneros periodísticos de opinión ayudan a mostrar un hecho concreto desde elementos que están fuera de la rigurosidad del ámbito estrictamente noticioso, cuya base principal es y debe ser la investigación.

“Lo que hay que salvar en este momento es este derecho y sólo podemos hacerlo con profesionalismo, compromiso y lealtad. La caricatura es sin duda una opinión iconográfica de gran relevancia histórica en el país”, expuso Soledad.

En su oportunidad Darío comentó: “Desde hace casi 30 años tengo la dicha de dedicarme al humor político. La caricatura tiene como tarea histórica deformar y exagerar la realidad para comprenderla mejor. Los caricaturistas somos una clase de espejo, poniendo una lupa en los vicios o lo evidente, de lo que pulula en el rumor”.

“Tenemos una encomienda más profunda que burlarnos y es que a través de nuestra opinión y trazos, movemos la conciencia crítica. Con un cartón nosotros no podemos cambiar a la sociedad, pero sí sembramos el análisis en el público lector, hacemos que la gente opine sobre los señalamientos que dibujamos”, explicó.