Médicos de México enfrentan COVID-19 sin insumos adecuados, desgaste físico y psicológico

Agencia Reforma Agencia Reforma

Personal de salud debe lidiar con el desgaste físico y psicológico que les ha dejado la pandemia.

A más de cuatro meses de que se detectó el primer caso de COVID-19 en México, el personal médico continúa enfrentando una batalla brutal ante una enfermedad que sigue en aumento, tanto en casos de contagios como de defunciones, y lo hacen sin los insumos adecuados, poniendo en riesgo sus propias vidas e incluso, la de sus familias.

A lo largo de todo este tiempo no sólo han tenido que enfrentar al virus SARS CoV-2 -para el cual aún no hay una vacuna- con insumos de baja calidad o comprar los adecuados de su propio bolsillo, y también tienen que lidiar con el desgaste físico y psicológico que les ha dejado la pandemia.

Infobae México platicó con una doctora del Hospital General de Zona número 32 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ubicado en Villa Coapa, el cual fue reconvertido para atender a pacientes con COVID-19, y quien describió la pesadilla que viven todos los días al intentar salvar a los pacientes, pero que pese a todos los esfuerzos médicos, pierden la vida.

La médico especialista, quien prefirió guardar el anonimato, aseguró que todos los días siguen llegando pacientes hasta este nosocomio que está habilitado con 105 camas (tanto generales como con ventilador) y aunque en las dos últimas semanas -en que la Ciudad de México se encuentra en semáforo epidemiológico naranja- ha habido una disminución en el número de enfermos, muchos siguen muriendo.

“En las dos últimas semanas ha habido una ocupación de unas 80 camas. Hay muchos pacientes con ventilador mecánico y algunos evolucionan, pero tenemos pacientes que tienen como un mes internados, pero muchos que tienen el ventilador mecánico se mueren, raros son los pacientes que se han logrado desconectar del ventilador y que han sobrevivido, yo creo que alrededor de un 5%, y eso es mucho porque la mayoría de los pacientes con ventilador se mueren”, señaló.

Señaló que algunos de los pacientes menos graves han podido ser dados de alta “y eso nos da algo de esperanza porque al inicio era muy raro que un paciente fuera dado de alta. Al menos en este hospital se ha visto un cambio y está variado: sigue habiendo casos muy, muy graves, se siguen muriendo, pero también estamos viendo que están teniendo mejoría”.

Situación empeora

Antes de que el HGZ número 32 fuera reconvertido al 100%, tenían que atender a los pacientes con COVID en el Hospital Regional Número 2 de Traumatología y Ortopedia en la misma zona de Villa Coapa. Fue hasta después de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador (3 de abril de 200) que el nosocomio que había resultado con daños severos a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017, pudo reabrir sus puertas y atender a los pacientes con coronavirus.

La doctora recordó que antes de que se trasladaran a las nuevas instalaciones padecieron la falta de ventiladores mecánicos, por lo que muchos pacientes murieron.

“Los paciente ya no se podían intubar, y pues morían… (actualmente) en piso son 50 pacientes sin ventilador, pero entre ellos hay algunos graves que sólo están tolerando con mascarillas de oxígeno, y en algún momento, van a necesitar conectarse al ventilador”, dijo.

Destacó que la mayoría de los pacientes se encuentran en un rango de entre 30 y 70 años de edad y aunque hay algunos más jóvenes y sanos, su situación se ha llegado a complicar al punto de que han perdido la vida.

“Sí hay pacientes jóvenes, me ha tocado ver pacientes de 29-25 años que fallecen sin tener ninguna enfermedad asociada o antecedentes, nada. Entonces pacientes jóvenes sí se están afectando mucho”, destacó.

“Hay muchos pacientes de 30-40 años. Muchos de ellos tienen obesidad, entonces es un factor de riesgo para contraer la infección y para complicarse en los pacientes de cualquier edad, pero en los pacientes jóvenes sí se están afectando mucho (...), pero también se han presentado algunos casos de pacientes sin ningún tipo de comorbilidad e incluso que hacen ejercicio y han perdido la vida a causa del COVID”, dijo.

Explicó que el comportamiento de este virus produce lo que se llama una hipoxemia silenciosa, lo que significa que el oxígeno está bajo en la sangre, en los pulmones, en todo el cuerpo. Por eso le dice silenciosa, porque el paciente no tiene síntomas, no siente nada”, hasta que la enfermedad está muy avanzada y comienzan a tener problemas para respirar y requieren ventilación mecánica.

Las defunciones

Detalló que en las últimas dos semanas, en promedio, mueren diario entre 6 o 7 pacientes, pero hace un mes o dos meses llegó a haber 30 defunciones al día sólo en este hospital.

“Ahorita se ve una disminución y esperemos que así siga, pero sí se siguen muriendo”, dijo.

“También ya deben traer la toma de la muestra del laboratorio que confirme que es positivo; también por eso ha disminuido el número de pacientes”, señaló.

Resaltó que están tardando mucho en obtener los resultados de las pruebas (entre 8 y 10 días).

Expuestos

De acuerdo con las propias autoridades sanitarias federales, hasta mediados de junio había más de 39,000  profesionales de la salud, entre médicos, enfermeras, laboratoristas, que han dado positivo a la enfermedad. De ellos, 584 murieron.

“Nosotros seguimos comprando, por ejemplo, los overoles porque no nos los dan y esos son muy importantes para la protección. Los cubrebocas que nos dan nosotros les decimos que son ‘marca patito’ porque son originales, pero al menos ahora sí se ha visto un poco de preocupación por parte de los directivos de este hospital (a raíz de que fue convertido a 10% covid) de que nos den el material, pero aún así no es el adecuado”, apuntó.

 

30 y 70 años

Rango de edad de pacientes con COVID 19 que reciben en Hospital General de Zona número 32 del IMSS, en Villa Coapa.

Sí, hay pacientes jóvenes, me ha tocado ver pacientes de 29-25 años que fallecen sin tener ninguna enfermedad asociada o antecedentes, nada.

Doctora del IMSS

 

9,000 profesionales

De la salud han dado positivo a COVID 19, hasta mediados de junio pasado. De ellos, 584 murieron.