Requieren sensibilidad ante violencia de género en La Cuenca

En áreas de gobierno

TUXTEPEC, Oax.-  Conciencia en autoridades  y funcionarios de gobierno es lo que se requiere para disminuir los índices de violencia de género, así como cambiar la mentalidad de las mujeres que pese a ser conscientes de que vive en un núcleo de violencia no pueden salir del mismo, indicó Beatríz Rivadeneira, regidora de equidad y género.

Actualmente en el estado existen los Centros de Justicia para las Mujeres, mismos que tienen como objetivo la defensa de los derechos humanos de las mujeres víctimas de violencia de género, proponen un modelo de Intervención Integral compuesto por lo que denominan servicios secuenciales, que deben proporcionar  diversas instancias de gobierno y organizaciones de la sociedad civil, para que las mujeres y sus hijos accedan a los mecanismos de justicia a través de diversas  acciones.

Al ser cuestionada sobre si existe la necesidad en la región de contar con un Centro de este tipo, manifestó que  más que un centro de justicia para las mujeres en la región de la Cuenca se requiere de un trabajo de concientización.

“No necesitamos un edificio donde si no existe un compromiso de la sociedad, del propio gobierno con sus políticas públicas, que siguen considerando que el maltrato de las mujeres es responsabilidad de ella por aguantar al marido, cuando se trata de violencia en el hogar si no se visibiliza la violencia doméstica, poco podrá funcionar".

Acotó que se requiere de un trabajo donde las autoridades sean más sensibles y que brinden la confianza a las víctimas de denunciar y de que después de hacerlo no abandonen el proceso.

En algunos casos, las víctimas llegan a sentirse violentadas al momento de hacer su denuncia, pero en esta ocasión por los propios funcionarios que prestan el servicio. 

De igual forma, dijo que el trabajo también debe concentrarse en ayudar a las mujeres a cambiar su mentalidad, ya que muchas llegan a soportar el maltrato de sus parejas debido a que traen costumbres muy arraigadas que las lleva  a permanecer en un lugar violento.