Aprueban multas y cárcel contra el acoso callejero en Oaxaca

Observatorio NacionalObservatorio Nacional

Las prácticas de acoso sexual callejero son sufridas de manera sistemática, en especial por las mujeres, ocurriendo varias veces al día.

Proferir silbidos, expresiones verbales o gestuales, así como exhibir los órganos sexuales contra cualquier persona o personas en lugares públicos o privados, son ya considerados acoso sexual y tendrán una pena de uno a tres años de prisión y multa de 100 a 200 veces el valor de la unidad de medida actualizada, es decir 17 mil 376 pesos.

Además, a quien realice tocamientos, roces o frotaciones contra el cuerpo de la víctima se impondrá prisión de dos a cuatro años y multa de 100 a 200 veces el valor de medida actualizada.

Los integrantes de la 64 Legislatura aprobaron reformar el artículo 241 ter del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca, que también establece que la pena aumentará hasta en una tercera parte de la prevista cuando concurran cualquiera de los casos siguientes: si el delito se comete en conjunto por dos o más personas, si además hubiese seguimiento o persecución, y si se comete contra una persona menor de 18 años de edad, o con alguna discapacidad, o que por cualquier causa no puede resistirse.

Destaca que en el último supuesto, el delito se perseguirá de oficio, cuando se cometa en contra de una persona con discapacidad o que por cualquier causa no pueda resistirse.

Si el acosador es servidor público y se vale de medios o circunstancias que el encargo le proporcione, además de las penas previstas, se le destituirá del cargo o empleo.

El dictamen de las comisiones permanentes de Administración y Procuración de Justicia, y de Igualdad de Género, señala que la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra las Mujeres (CEDAW) en su recomendación general número 19, identifica el acoso sexual como una manifestación de la discriminación de género y como una forma específica de violencia contra las mujeres.

Establecen que el acoso sexual no distingue sexo, ya que se da tanto en hombres como mujeres, sin embargo, la mayoría de las víctimas son mujeres. Estudios demuestran que el tipo de mujer más vulnerable al acoso sexual es la mujer joven, económicamente independiente, soltera o divorciada y con estatus de inmigrante.

Subrayan que el acoso sexual tiene un impacto directo en la salud, con repercusiones psíquicas, reacciones relacionadas con el estrés como traumas emocionales, ansiedad, depresión, estados de nerviosismo, sentimientos de baja estima, y físicas tales como trastornos del sueño, dolores de cabeza, problemas gastrointestinales e hipertensión.

Apuntan que el acoso callejero son prácticas de connotación sexual ejercida por una persona desconocida en espacios públicos como la calle, el transporte o espacios semipúblicos, -universidades o plazas-, que suelen generar malestar a la víctima. Estas acciones son unidireccionales, es decir, no son consentidas por las víctimas y quien acosa no tiene interés en entablar una comunicación real con a persona agredida. 

 

  • 1 a 3 años de prisión para quien utilice silbidos, expresiones verbales, gestuales, o exhiba sus órganos sexuales
  •  17,376 pesos de multa
  • 2 a 4 años de cárcel a quien realice tocamientos, roces o frotaciones