El amor en los tiempos del cólera 

En pandemia leer a García Márquez

TUXTEPEC, Oax.- En la pandemia, el  amor no está excluido y en el caso del cólera,  es posible que sea el pretexto para recobrar el tiempo  de un amor truncado. Esta obra de Gabriel García Márquez, es realmente bella y su inicio marca efectivamente la trama del libro.

"Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados." En efecto es la contrariedad, la imposibilidad y el aplazamiento en el tiempo , de una relación juvenil entre Fermina Daza y Florentino Araiza, sin duda es demasiado romántica la descripción del  escarceo amoroso de estos  adolescentes,  quienes   recurren a toda  una serie de sueños, ilusiones , palabras de cariño  y  artificios, para poder estar  juntos, comentó el profesor Patrocionio García Hernández, como parte de la recomendación semanal.

Explicó que en la historia de repente todo  este mundo de ilusiones se acabó  a partir de una visita médica  que hace el doctor Juvenal Urbino a Fermina Daza quien aparentemente tiene síntomas del cólera;  esta consulta médica,  termina en un matrimonio a conveniencia, que es propiciado sobre todo por Lorenzo Daza padre de Fermina.

El desamor de Florentino Ariza lo llevan al exilio amoroso, para lo cual pone tierra de por medio y camina por  una serie de sufrimientos , aventuras y logros ,  en  donde nunca dejó de estar presente, añorada, imaginada, enaltecido y consagrada la mujer amada .

Fermina Daza, a su vez  mantiene una vida que le exige el matrimonio y la  sociedad.  El amor en los tiempos del cólera es un compendio de amor, es un tratado de vida conyugal y es la esperanza y tenacidad en el amor, acotó.

Por circunstancias de la vida muere el Doctor Juvenal Urbino, intentando agarrar su única mascota,  un loro y ya en su viudez Fermina y Florentino inician un intercambio epistolar; medio furtivo que se introduce debajo de la puerta y se convierte en savia que alimenta ese amor detenido .

Al final de la vida y en la  vejez, Fermina y Florentino, inician el recorrido   por el Río Magdalena y entre paisajes del caribe, las historias de la guerras entre liberales y conservadores y los rebrotes de cólera  que era muy recurrente en Santa Fe, Nueva Granada y en Colombia , lo cual se da hoy pero a  menor escala, imposibilita llegar a puertos cerrados por la  peste.

Esto  les da a  Fermina y Forentino ,  la oportunidad de vivir lo que la vida no les había dado;  esos diálogos eternos, las muecas, el café y las noches de cielos estrellados que les permitía estar juntos y descubrir su complementariedad , es decir el cólera les daba la oportunidad de vivir todo lo que las sociedad , con sus prejuicios , patrones y  convencionalidades,  les había  prohibido .

Esta novela, refirió el profesor, es muy divertida, pero sobre todo entrañable, en su apología del amor en un pasaje dice: " El capitán miró a Fermina Daza y vio en sus pestañas los primeros destellos de una escarcha invernal. Luego miró a Florentino Ariza, su dominio invencible, su amor impávido, y lo asustó la sospecha tardía de que es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites.