Seguirán ausentes trabajadores de la salud vulnerables ante los 600 contagios de personal médico

Reportan 6 decesos
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Trabajadores de Salud acusan que recibieron equipo de protección tarde y de baja calidad.

Sólo después del 1 de agosto y con el semáforo de riesgo COVID-19 en amarillo, los 4 mil 500 trabajadores que desde el 23 de mayo se ausentaron de sus actividades laborales por algún factor de riesgo regresarían a sus unidades médicas y hospitalarias.

El secretario de Organización de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trababajadores, Carlos Alberto Pérez Bautista, puntualizó que por los 600 contagios y seis decesos por COVID-19 entre el personal, se seguirá trabajando con la plantilla incompleta.

Una vez que el Gobierno Federal implementó la Jornada Nacional de Sana Distancia el 23 de marzo pasado, el personal que era mayor de edad, tenía una comorbilidad como diabetes e hipertensión, cursaba un embarazo, estaba en periodo de lactancia o tenía hijos menores de 12 años a cargo, pudo mantener su resguardo domiciliario.

Mantienen postura

Desde hace un mes el comité ejecutivo nacional del SNTSA hizo saber al secretario de Salud, Jorge Alcocer, que se apegaban a las medidas de austeridad que el 23 de abril deben observar las dependencias de la Administración Pública Federal hasta el 1 de agosto, por lo que para regresar a sus áreas de trabajo esperarían la publicación de un nuevo decreto.

Un enfermero en San Juan Bautista Cuicatlán, un trabajador del área de lavandería del Hospital de Salina Cruz; otro del área de mantenimiento del Hospital General Macedionio Benítez Fuentes en Juchitán y un camillero del Hospital de Tuxtepec comisionado a la Sección 71, perdieron la vida.

También falleció un empleado administrativo de las oficinas centrales de Servicios de Salud y la semana pasada un trabajador del área de Rayos X del Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso, quien falleció la semana pasada en el Hospital Presidente Juárez del ISSSTE.

Equipo deficiente

El hospital que en este momento representa una preocupación mayor es el general de Juchitán, donde se pudo determinar un primer número de trabajadores contagiados y se mantiene cerrado hasta hoy.

“El plan de atención de contingencia no fue el adecuado porque no se repartió equipo de protección personal que de verdad protegieran al trabajador, se entregaron cubrebocas y caretas de mala calidad, los trajes eran equipo hechizo y eso provocó que el personal empezara a contagiarse”, criticó.

 

 

Hay muchos hospitales y centros de salud con problemas de contagio entre los mismos compañeros.

Carlos Alberto Pérez Bautista, Secretario de Organización de la Sección 35.


 

El regreso

1 de agosto reanudarían labores