Guía de Arcángeles: Los ángeles y el diezmo

Hay momentos que en nuestra vida pasamos por situaciones difíciles y pensamos que somos los únicos que estamos así, pero la vida me tenía una gran enseñanza y los angelitos querían que aprendiera de esta enseñanza.

Tenía muchos pendientes por cubrir económicamente en mis primeros viajes; cada que recordaba el pasaje de la Biblia de “dar y se te dará”, me costaba entender.

Los ángeles me lo recordaban una y otra vez esas palabras de diezmar. Yo estaba con toda la actitud de que ya había cumplido con dar algo, pensaba que era suficiente (ya no quería dar más, ya que implicaba desajustar mis pendientes). Era como un consuelo, y a la vez me presionaba mucho, vivía desde la carestía. Pensaba que si daba, me quedaría sin dinero.

Fue un largo viaje de aprendizaje. Vivimos en un mundo que lamentablemente muchas veces nos enseña que no debemos de dar, que si das, te quedas sin nada. Pero esto no es así, Dios dice todo lo contrario.

Ese día en especial, estaba guardando un dinero para un viaje que teníamos con mi hija. En eso me entra una  llamada; a alguien  que quiero mucho le urgía un  dinero y me preguntaba si podía apoyar. Mi primera reacción fue decir no, pero en automático los angelitos me dijeron: “apoya”. ¿Te imaginas la cara que hice? Respiré y  cambié  mi energía. Lo siguiente que hice fue darlo de corazón. Sabia que implicaría  ya no viajar, pero me quedé tranquila y realmente feliz y en paz. No entendí lo que me había pasado, pero ya no me preocupé.

A la semana siguiente, casi unos dos días antes del viaje ( XV años de una sobrina). Me disponía a llamarle a mi familia para decirles que no iríamos, pero antes de hacer eso, mi hija y yo fuimos al súper que se encuentra en una plaza. Caminamos  felices y platicando. De repente veo un rollo tirado en el piso (había mucha gente) lo levanto y cual es mi sorpresa, que era dinero. Me quedo observando por si alguien lo reclama y así dárselo; esperamos sentadas una hora, pero nadie lo reclamó (en ese rollo había más dinero del que había dado).

En la actualidad, yo siempre diezmo con fe, sin dudar de la palabra de dar y entregándolo de forma amorosa. Por consiguiente, realmente confío en que Dios manda a sus ángeles a suplirme de diferentes formas.

Si nos abrimos a diezmar y bendecir a gente más necesitada, sin esperar nada a cambio, todo se transforma y ahí es donde sucede la magia. Dios manda a sus ángeles a bendecirte.

El diezmar es en todos los aspectos; diezma amor al que se siente sin amor, diezma  consuelo al que está triste, diezma una palabra de aliento para alguien que está pasando por una situación difícil, diezma tiempo y diezma dinero.

 En conclusión, cuando diezmamos es cuando nos convertimos en ángeles para otras personas. Es cuando te dejas llevar por la Divinidad y llenas de prosperidad tu vida.

Si ya lo estás haciendo, ¡te felicito! Nunca dejemos de bendecir a otros.

Nunca sabemos cuándo Dios nos va a dar una misión con los ángeles para bendecir a otros.

Después de lo que te he compartido, me gustaría darte el mensaje de tus ángeles en esta semana, recíbelo con el corazón abierto y confía que si estás leyendo este artículo, es para ti.

 

“La abundancia esta dentro de tu corazón, confía que todo esta suplido en tu vida en cada una de las áreas de tu vida, y así es.”

Arcángel Uriel

 

CONTACTO:

Facebook: Guía de arcángeles por Mirian Zavaleta M

Instagram: guiadearcangeles

Cel y WhatsApp: 961 199 94 22