"No nos descuidemos", pide Vázquez Villalobos a la población oaxaqueña

Pese a semáforo naranja
CortesíaCortesía

El religioso externó que el coronavirus existe y ha causado mucho dolor y muerte en Oaxaca.

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos llamó ayer al pueblo a no relajar las medidas sanitarias para evitar mayores contagios de coronavirus, a pesar del cambio a semáforo naranja.

“No nos descuidemos, no nos descuidemos”, asentó.

En la homilía de la misa dominical oficiada en su oratorio personal, transmitida en redes sociales, el pastor religioso sostuvo que los oaxaqueños necesitan ser responsables para seguir acatando las disposiciones, porque de eso depende un nuevo confinamiento.

“Si antes, cuando estábamos en el famoso semáforo rojo, muchos andábamos para arriba y para abajo, no me quiero imaginar que pasará en el semáforo naranja. De todos depende que no nos vuelvan a encerrar, que no nos vuelvan a decir 'a su casa, cierren este negocio, cierren aquel, aquello, cierren el aeropuerto, cierren la central de autobuses y nadie viene a Oaxaca’. De nosotros depende que siga abierto esto y aquello'”, asentó.

Por eso, pidió que se extremen las medidas sanitarias, porque el coronavirus existe y ha causado mucho dolor y muerte en Oaxaca, ante el gran número de contagios.

“Que no digan ‘yo no creo, yo no esto, yo no aquello’. Ay Dios, pues, no sé qué decirle, no sé cómo convencerlo y ante todos los muertos, dirán ‘los están inventando, son números, no es cierto, los familiares ni siquiera los ven’, así así hablan muchos”, anotó.

Destacó que quienes han enfermado de coronavirus, entre estos, algunos sacerdotes, han contado el sufrimiento de padecer esta enfermedad.

Momento de oración

A las 12 del día, las campanas de templos y capillas repicaron para dar inicio a un momento de oración, encabezado por el arzobispo Vázquez Villalobos, donde rogó a Dios dar descanso eterno a los fallecidos a causa del coronavirus y fortaleza a sus familias, así como salud a quienes luchan por sanar esta enfermedad.

Además, suplicó a Dios bendiciones para médicos, enfermeras, enfermeros y a todos los trabajadores del sector salud.

 

Si antes, cuando estábamos en el famoso semáforo rojo, muchos andábamos para arriba y para abajo, no me quiero imaginar que pasará en el semáforo naranja.

Pedro Vázquez Villalobos

Arzobispo de Oaxaca