Sacerdotes se deslindan de la apertura de iglesia en Oxchuc

Félix Camas Félix Camas

No existen las condiciones de abrir las iglesias porque existen casos no contabilizados, asegura el obispo.

San Cristóbal de Las Casas.- Los presbíteros Miguel Montoya Moreno, párroco de la Iglesia de Santo Tomás Apóstol en el municipio de Oxchuc, y el vicario Parroquial Martín González Montaño, se deslindaron de las responsabilidades que pudiera ocasionar la apertura de la Parroquia en la cabecera de Oxchuc, el cual lo están realizando “hermanos creyentes de nuestra iglesia”.

En escrito dirigido al obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Rodrigo Aguilar Martínez, le notifican que la posible apertura del templo parroquial es obligado, por parte de creyentes y servidores inconformes a las normas oficiales de salud por la presente pandemia del COVID-19, “debido a que piensa que se mantiene cerrado porque los padres no queremos trabajar, y le tienen miedo a la guardia nacional y al estado, solo por mencionar algunos ejemplos”.

“El pasado 3 de julio, nos han notificado algunos hermanos creyentes que nuestra iglesia, que vendrán el próximo 10 de julio y abrirán las instalaciones de la parroquia aunque exista la normatividad de que se mantenga cerrado”, citan.

Hacen mención que ellos han mantenido la normatividad que ha requerido la pandemia, y las medidas de distanciamiento social indicadas por la Secretaria de Salud, Secretaria del Trabajo y lineamientos sugeridos por el gobierno del estado mismo que la Diócesis y parroquia han seguido, “con responsabilidad y en orden a fortalecer la salud pública”.

“No contamos con la capacidad económica, para resarcir los daños a personas, o aquellos que resulten por incumplimiento a la normatividad de salud, a la secretaria del trabajo y previsión social, y aquellas normas establecidas por el gobierno del estado”, refieren finalmente.

Es de recordar que el obispo de la Diócesis, Rodrigo Aguilar Martínez, dejó en claro en un mensaje la semana anterior, que a pesar de pasar al semáforo en naranja, no existen las condiciones de abrir las iglesias porque existen casos no contabilizados, que podrían poner en riesgo a la población católica, “y no eran tiempos”.