Las estrellas de la Arena San Francisco

Otra de las figuras de la arena San Francisco fue El Payasito Triki Traka, quien en su vida luchística en dicha empresa logró obtuvo el campeonato ligero y ligero junior, además de que fue el novato del año en 1986.

El gladiador recordó que anteriormente existía el cine Río donde como muchos niños gustaba de ver la matinee que presentaban todos los domingos donde pasaban las películas de El Santo, “de ahí surgió mi afición a la lucha libre”.

Posteriormente, se decidió a entrenar siendo su maestro “El Cardenal” q.e.p.d., quien le enseñó lo básico para pararse en un cuadrilátero y brindar un buen espectáculo, por lo que debutó en el mes de febrero de 1982 en la arena Bomberos. 

Explicó que por cuestiones de enfoque tuvo varios personajes; “inicie luchando como “Jaguar Primero”, después como “Trébol”, “Tigre Infernal”, se fueron dando las cosas hasta perfeccionar el personaje que tengo actualmente que es Payasito Triki Traka”.

En sus inicios tuvo que entrenar de manera rigurosa, realizando cada uno de los ejercicios que le marcaba su profesor “El Cardenal”, “aprendimos así como cuando los niños empiezan a gatear, después a caminar, en el buen sentido de la palabra, por lo que iniciamos hacer rodadas después entrenamientos fuertes, fueron tiempos muy difíciles, pero aquí estamos”.

En su carrera luchística logró ganar la máscara de “Jungla Primero”, “El Diabólico” y “Catman”. 

Una de las luchas más sangrientas que tuvo fue cuando se enfrentó a los “Misioneros de la Muerte” que formaron Pepe, Rigo y Tony Cisneros, donde él estuvo acompañado de “Jungla Tercero” y “El Increíble”.

Entre las fracturas que le ha dejado este deporte se encuentra la del codo izquierdo, “fue una lesión mal tratada, no me la traté, pero seguimos activos todavía, brindando un buen espectáculo”.

Para él sin lugar a dudas, la mejor arena que ha existido fue la San Francisco, “se tenía un buen promotor, desafortunadamente ahí perdí la máscara de uno de mis personajes, Súper Ultratumba”, pero aprendí mucho y creo que lo más importante de esa camada de luchadores que éramos, es que sigo activo”. 

Al cerrar sus puertas la arena San Francisco, ha recorrido diferentes arenas así como regresó a la arena san Francisco en lo que fue su reapertura, “he luchado para varios promotores tengo la oportunidad de llevarme con todos”.

A Payasito Triki Traka y a otros de sus compañeros que aún se encuentran en el ambiente luchístico les tocó el época dorada de la lucha libre, “hoy ha bajado un poco, pero anteriormente en todos los barrios estuvimos; gracias a  este deporte he conocido todo mi estado, he estado en todas las poblaciones, barrios, fiestas patronales, lo cual me ha servido para proyectarme, yo no sé realmente si soy un buen luchador o no, la gente es la que lo decide”.

Aseguró que la lucha libre no le ha dejado dinero sin embargo, si experiencias maravillosas, así como amigos entrañables que se siguen frecuentando para recordar esos años maravillosos en los que disfrutaban de la pasión de la lucha libre arriba del cuadrilátero de la catedral de la lucha libre oaxaqueña, la arena San Francisco.