Reconocen a trabajadores del AGEO

El Archivo General del Estado de Oaxaca, en su domicilio anterior, ubicado en la calle de Santos Degollado, número 400, Oaxaca de Juárez, se ha venido transformando con el paso de los años.  La documentación que albergó, llegó a este domicilio por el año de 1970, en volteos y redilas, siendo introducida la paquetería al interior del inmueble, ocupando sus cuatro pasillos. Los empleados que laboraron en ese año, se dedicaron a organizar la documentación de este archivo, tal es así que hoy en día, esta institución brinda al público en general los servicios de biblioteca, mapoteca, fototeca, hemeroteca y fondos documentales.

Actividad fundamental del AGEO es la difusión de la documentación que ahí se resguarda. La visita continua de niños del sexto año de primaria al inmueble, maravillaba a los pequeños al observar los documentos originales, como los coloniales escritos y firmados por los españoles, o los firmados por Benito Juárez o Porfirio Díaz, ver fotografías o leer el periódico comercial, era interesante para estos niños.

Se asistió a programas de radio para hacer más amplia la difusión, así como brindar visitas guiadas a diferentes periódicos de la ciudad que publicaban lo que ahí se resguardaba. 

Segundo lugar en el país

El esfuerzo de los trabajadores del AGEO por darle otra cara a esta institución, era inmenso, y lo lograron; tal es así, que este archivo ocupa el segundo lugar en importancia en el país, con los miles de documentos que custodia.

Las vivencias o anécdotas que se han experimentado en el archivo, han sido muchas. Por mencionar algunas, recordemos cuando los compañeros participaron en la pinta del edificio, moviendo escritorios, anaqueles, archiveros, sillas, etcétera, todos con entusiasmo participaron, ya que esta tarea los animaba por mejorar las condiciones de la institución; o bien, el día en que se tuvo que sacar toda la documentación del archivo de concentración, para que se armara la estantería metálica de doble nivel que ahí se requería, todos los trabajadores en operación hormiga lograron esta tarea titánica. 

De reconocerse, es también la organización por parte de los CC. Juan Munguía Flores y Julián Rafael Jiménez Ruiz, quienes con mucho entusiasmo organizaron los libros históricos del registro civil del estado, que datan de los años de 1861 a 1915. Encontrándose en estos documentos, actas de nacimiento, matrimonio y defunción de personajes oaxaqueños que hicieron historia.

Hoy en día todos esos empleados, que fueron los pioneros en levantar y organizar el AGEO, se han jubilado, han cambiado de institución o ya han fallecido, y nos han dejado un Archivo del Estado ordenado y abierto al público en general, dejando huella de su gran trabajo en bien del Estado. Hago pues, un reconocimiento a todos esos compañeros y a continuación escribo sus nombres: 

Honor a quien honor merece

Roberto Niño Niño, jubilado, ya fallecido; Emelia Reyes, jubilada, ya fallecida; Elisio Hernández Ramírez, jubilado; Rogaciano Morales Zárate, jubilado; Julián Rafael Jiménez Ruiz, pensionado, ya fallecido; Anselmo Antonino Sánchez Francisco, jubilado, ya fallecido; Carlos Tobías Ruiz Hernández, jubilado; Juan Martín Altamirano Cruz, jubilado; Juan Munguía Flores, jubilado; Nemesio Martínez Galván, jubilado; Pedro Galván, cambió de institución; Esther Reyes, jubilada; Noé Gabriel Cortés Ríos, cambió de institución; Adolfo Díaz Martínez, jubilado; Blanca Moreno Cruz, jubilada; Digna Virginia Antonio Santiago, jubilada; María de Lourdes Cruz Cuéllar, jubilada; Blanca López Cerqueda, pensionada; Antolín López Ayala, jubilado; Alejandro Gómez Jarquín, jubilado; Sergio Vásquez Romero, pensionado; Graciela Domínguez García, jubilada; Armando Altamirano Sánchez, activo; Martha Yepes Rustrián, activa.

El reconocimiento va también a los titulares del AGEO de tiempo atrás, como son: Eva León Vicente, Leonel Bautista Martínez, Mauricio Nieto Garcini, Relder Leguz Gutiérrez Ruiz y Guillermo Fernando Sivelli Escudero.

De gran apoyo para organizar el AGEO, fueron los siguientes investigadores e historiadores: Anselmo Arellanes Meixueiro, fallecido; Francisco José Ruiz Cervantes; Víctor de la Cruz, fallecido; Carlos Sánchez Silva; Francie R. Chassen y Ronald Spores.

La difusión de documentos que se resguardan, es una de las tareas más importantes que realiza el AGEO, ya que hace despertar el interés del público por conocer la historia de nuestro estado.