Afirma NASA: sismo del 23 de junio desplazó casi medio metro a Oaxaca

El sismo de magnitud 7.4 registrado el 23 de junio cerca de las costas de Oaxaca habría provocado un desplazamiento de 0.45 metros en la superficie, de acuerdo con el Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas a la Tierra de la NASA.

Según un reporte, este programa comparó dos imágenes satelitales JAXA ALOS-2 de las costas de Oaxaca antes del sismo (31 de marzo) y después del evento (23 de junio).

De acuerdo con la explicación de la NASA:

En la imagen, un ciclo de color completo representa un desplazamiento relativo entre dos puntos en el suelo. Cada ciclo define aproximadamente 0.15 m de desplazamientos en la dirección de línea de visión del satélite (LHOS). Se ha observado un desplazamiento de casi 0.45 m en el epicentro del terremoto según este análisis inicial.

“El Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas a la Tierra de la NASA se ha activado para este evento con fines de investigación, y está coordinando con investigadores y socios para producir datos e imágenes basadas en satélites para comprender mejor el evento y sus impactos”.

El sismo de 7.3 de magnitud tuvo como epicentro las costas de Crucecita, muy cerca del centro vacacional Huatulco en el estado de Oaxaca.

Además, el movimiento telúrico activó una alerta de tsunami, con olas de 0.68 metros observadas en Acapulco, Guerrero y 0.71 metros en Salina Cruz, Oaxaca.

El potente terremoto dejó un saldo de 10 muertos, daños en edificaciones y carreteras, así como en zonas arqueológicas en el estado al sur del país, reportaron autoridades.

También se sintió el sismo en varios estados de la república, incluyendo a la Ciudad de México, donde sonó la alerta sísmica y miles de habitantes pudieron evacuar en sus casas y trabajos antes de que el movimiento telúrico llegara a la capital.

Una treintena de inmuebles de la capital hubo daños en fachadas, pero también perjuicios mayores en otros que tuvieron que ser desalojados, como un bloque de viviendas en un barrio clase media del norte de la ciudad, que ya había sido azotado por el sismo que hace casi tres años.

Pese a que el sismo de junio fue más potente que el de 19 de septiembre de 2017, causó menos daños en la Ciudad de México.