Pide arzobispo Pedro Vázquez Villalobos repicar campanas y orar por enfermos

Como un signo que los une en la plegaria, el arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos convocó a los sacerdotes repicar las campanas de todos los templos y capillas, a las 12 horas del próximo domingo, para orar por quienes han muerto por coronavirus y por quienes luchan por recuperar su salud.

En un mensaje, el religioso agradeció a Dios por seguir como habitantes de esta tierra, pero subrayó que es necesario tomar conciencia todos de la urgente necesidad de cuidarse, porque la pandemia no cesa.

“Nosotros debemos descuidar nuestra persona y a los que nos rodean y con quienes nos encontramos”, añadió.

Por eso, llamó a cuidarse por su bien y por los demás, porque un buen número de hermanos no cree sobre la existencia del coronavirus, a pesar de los miles de contagios y de muertes.

“No debemos bajar los brazos, seamos como Moisés que estando en oración con los brazos elevados, el pueblo de Dios iba venciendo en la lucha, al bajar sus brazos el pueblo iba siendo derrotado en la batalla, por eso sostenían los brazos de Moisés para que el ejército de Israel triunfara”, anotó.

De esta manera, demandó sostener los brazos elevados al cielo en continua oración por los que padecen la enfermedad, los familiares, los médicos, las enfermeras y los enfermeros.

“No desmayemos en ningún momento porque hay que salir adelante. Yo confío en nuestros fieles que tienen mucha fe y confianza en el Señor, no olvidemos que vale la pena unirnos en oración, pues de esta manera lograremos alcanzar los favores y milagros que tanto esperamos. Que ella suba hasta el trono de Dios y regrese a nosotros convertida en bendiciones”, agregó.

Pero, también pidió a los sacerdotes de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca repicar las campanas el próximo domingo en todos los templos y capillas, para tener un momento de oración por los que han muerto, por los que están luchando  para recuperar la salud, por las familias que sufren el dolor de un enfermo y por la pérdida de un ser querido y por toda persona que atiende a los enfermos.

“Avisemos a nuestro pueblo, para que desde su casa o el lugar donde se encuentre, nos unamos en oración y no le extrañe el repicar de las campanas. Dios nos permita celebrar pronto los Santos Misterios con presencia de nuestros fieles”, terminó.