Avenida Campiña se convierte en laguna en tiempo de lluvias

Un taxista tuvo que ser auxiliado por varios hombres para sacar su auto del varadero.

A diario son cientos de automovilistas, motociclistas y peatones que transitan por la avenida Campiña, ubicada en los límites entre los municipios de San Antonio de la Cal, Santa Cruz Xoxocotlán y Oaxaca de Juárez. Su conexión con la avenida Universidad y con las riberas del Río Salado, la convierten en un acceso que agiliza y desahoga el tránsito.

Sin embargo, a lo largo de los años, las administraciones municipales y estatales se han olvidado de atender la problemática que se presenta, sobre todo en tiempo de lluvias, en esta zona, en donde el hundimiento natural de la tierra, sumado al paso de vehículos pesados que salen y entran a la ciudad, han creado una auténtica laguna.

Tal es el daño causado en esta avenida, que alberga un camellón que divide ambos sentidos, que son varios los autos que, tras la última lluvia, han quedado varados en medio de las aguas negras que no pueden fluir por el drenaje de la zona y permanecen estancadas, cubriendo un área que, por si fuera poco, tiene innumerables baches.

Hundimiento "natural"

“Desde el martes creo está así, fue cuando llovió fuerte la última vez y desde entonces no se pudo ir el agua. Mira, mejor de plano cerraron acá (el carril que va hacia avenida Universidad) y ya nada más de este lado; pero aún así, mira, está imposible”, se quejó el señor Marco Antonio, conductor que tuvo que maniobrar para lograr salir de la zona sin atascarse.

Por su parte, un vigilante de la conocida empresa de transporte que se ubica en la avenida Campiña, contó que el agua estancada se debe a la forma natural del suelo en esa zona y a los daños que las pesadas unidades le han hecho a las rejas de las alcantarillas.

“Pasan camiones, tráilers y claro, los coches normales, las motos; con el peso y los azotones, pues se han zafado las rejas, incluso muchas están ahí nada más sobrepuestas. El agua por eso no se va, porque hay basura y tierra y piedras que no la dejan correr. Además, pues es sabido que aquí el suelo, pues está como columpio”, contó el denunciante que pidió omitir su nombre.

Sin embargo, los más molestos son los automovilistas y motociclistas que a diario pasan por esta zona, pues su sorpresa y decepción al ver la laguna que se ha formado en Campiña a su intersección con el acceso a un conocido colegio, es grande.

“Pues ni pedo, a regresarnos ¿no?... me vaya yo a quedar aquí”, lamentó el repartidor de una pizzería cuando vio que al menos cinco vehículos formaban una fila en espera de su turno para cruzar la laguna. El joven se dio la vuelta y regresó con rumbo a las riberas del Río Salado.

Por su parte, muchos conductores, principalmente de auto, se arriesgan a pasar ‘a ciegas’ por el agua estancada, aún sabiendo el riesgo que existe por quedar atrapado en un bache o, peor aún, en una de las coladeras abiertas.

“Ni modo, hay que pasar, ya nos metimos aquí y mira, ahí viene la fila”, comentó el señor Ernesto antes de pasar con su vehículo por el enorme charco. Afortunadamente, en el lugar apareció un sujeto que, además de ‘echar aguas’ a los conductores, ofrece sus productos como raquetas para matar mosquitos y aromatizantes para auto.

Antiguo problema en la zona

Las lluvias de las últimas semanas han puesto al descubierto la fragilidad del polígono comercial ubicado en la zona conocida como Plaza del Valle, en donde el descuido, el abandono y el deterioro de la carpeta asfáltica principalmente, son distintivo de esta zona.

Para muestra, la laguna que se formó y permanece en la avenida Campiña, y la calle Canal, que da acceso desde las Riberas del Atoyac hacia una conocida tienda de herramientas y materiales para construcción y el hogar.

Desde hace más de cinco años, relataron urbaneros que hacen base en la zona, esta calle permanece así, en condiciones deplorables, con tierra, lodazales e intransitable. Al parecer, su situación no cambiará, pues las lluvias dificultarían los probables trabajos de pavimentación que se llegaran a realizar en la vía.

 

2

Autos al menos han quedado atascados en la laguna de Campiña

3

Carriles, con dirección a la capital, cerrados

 

“Pasan camiones, tráilers y claro, los coches normales, las motos; con el peso y los azotones, pues se han zafado las rejas, incluso muchas están ahí nada más sobrepuestas. El agua por eso no se va, porque hay basura y tierra y piedras que no la dejan correr", mencionó conductor.