Del Toro previno a su gente antes de cierre 

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque Disney anunció la suspensión de la producción de Nightmare Alley el pasado 13 de marzo debido a la pandemia del coronavirus, fue el director del filme, el mexicano Guillermo del Toro, quien se acercó primero a los ejecutivos para pedir la pausa en las grabaciones, reportó Indie Wire.
 
 "Detuvimos el rodaje una semana antes (de que la industria cerrara). Reaccionamos súper rápido, propusimos que el estudio se detuviera en lugar de que nos pidieran hacerlo. Eso nos salvó. Que yo sepa, entre el reparto y el equipo no hay coronavirus", contó el cineasta.
 
 "Estábamos literalmente en medio de una gran escena. Fuimos a almorzar y hablamos con el estudio, y cuando regresamos dijimos: -Todos dejen sus herramientas y váyanse ahora-".
 
Del Toro indicó que espera reiniciar la producción del largometraje este otoño, aunque nada es seguro; lo que sí, mientras eso se resuelve, el ganador del Óscar continúa realizando la producción de su versión stop-motion de Pinocho.
 
 "En stop-motion hay muchos set conjuntos cerca uno del otro en un espacio de almacén. Puedes tener 10 sets en un espacio. Tuvimos que crear un protocolo donde ahora damos espacio entre los conjuntos un cierto número de pies", comentó.
 
 "Creamos diferentes turnos para que nadie quede expuesto. En este momento, la seguridad es primordial. Salud, seguridad es el concierto número uno. Tenemos que acostumbrarnos a eso. No creo que podamos volver a lo que consideramos la vieja normalidad. Todo estará un poco alterado".