Exigen derecho a la vida en zona ikoots

Acusan intereses en megaproyectos como principal causa

SAN FRANCISCO IXHUATÁN, Oaxaca.- La preparatoria por cooperación José Martí fijo su posicionamiento tras la masacre al pueblo Ikootjs de San Mateo del Mar que costó la vida de 17 personas, a mediados del mes pasado en la comunidad de Huazantlán del Río.

Representantes de la institución educativa rechazaron que se trate de un conflicto interno o postelectoral.

Trasfondo 

La escuela, ligada al trabajo pastoral del Obispo Emérito Arturo Lona Reyes, informó que estos asesinatos tienen como trasfondo la entrada de los megaproyectos: “tienen como base la negativa de las asambleas comunitarias a la implementación de megaproyectos que actualmente se circunscribe al megaproyecto interoceánico y saca a relucir los intereses de personas y grupos que quieren convertirse en capataces ante esta nueva conquista”.

Se sumaron a la denuncia de la Unión de Agencias y Comunidades Indígenas Ikootjs que “señala como responsable, directamente, al presidente municipal Bernardino Ponce Hinojosa de San Mateo del Mar y a su asesor Jorge Leoncio Arroyo Rodríguez. Es de saber que esta masacre tiene antecedentes y denuncias que no han sido atendidas por los órganos de gobierno correspondientes”.

La escuela que ha tenido el apoyo del Centro de Derechos Humanos Tepeyac del Istmo de Tehuantepec que ha dado acompañamiento a comunidades y pueblos indígenas de la región en sus procesos de organización, formación en derechos humanos y defensa de los derechos frente a las injusticias y a los procesos de despojo.

Respaldan a Tepeyac

Por lo anterior, mostraron su preocupación que ante la masacre de San Mateo del Mar, “la presidencia municipal haga un señalamiento sobre el Equipo del Centro de Derechos Humanos Tepeyac, en particular del Compañero Marcelino Nolasco Aquino”.

Detallaron que Marcelino Nolasco Aquino ha trabajado en la región, desde las Comunidades Eclesiales de Base, y sobre todo en San Mateo del Mar, durante décadas, en el Bachillerato Ikootjs y en muchas otras obras de beneficio hacia las comunidades de la zona lagunar, principalmente en el acompañamiento a los procesos de defensa de la vida y el territorio.

“Desde nuestra preparatoria Comunitaria expresamos nuestra solidaridad con el Pueblo de San Mateo del Mar y del Equipo del Centro de Derechos Humanos Tepeyac ya que conocemos su trabajo en favor de la vida y de la paz, como reiteradamente lo ha expresado y atestiguado el obispo Emérito Arturo Lona Reyes”, expresó el equipo operativo de la preparatoria.

La exigencia

Hicieron un llamado para que se garantice el derecho a la vida de la zona Ikootjs y todos los pueblos indígenas del país, “quienes estamos siendo azotados por los proyectos de desarrollo sin la consulta ni la información debidamente proporcionada, haciendo visible la discriminación hacia nuestros pueblos”.

Respaldaron las exigencias hechas por la Unión de Agencias y Comunidades Indígenas Ikoojts y exigieron se garantice el derecho a la vida y el libre ejercicio del equipo Tepeyac “para que continúen su acompañamiento a las comunidades y procesos, que ahora, más que nunca, deben realizar en favor de las víctimas”.

La tragedia

El 22 de junio, tras una irrupción armada, 15 personas fueron asesinadas de forma violenta en la comunidad de Huazantlán del Río. Sus cuerpos presentaban signos de tortura, algunos fueron lapidados y otros calcinados; un par de días después, se confirmó la muerte de dos personas más. En San Mateo del Mar se mantiene una pugna entre la cabecera municipal y las agencias y comunidades.