Fortuna de dueño de Amazon bate nuevo récord, pese a la pandemia

VanguardiaVanguardia

El Banco Mundial calcula que la crisis que viene en el mundo es la peor en décadas, y la de América Latina no se había visto desde 1901. Al mismo tiempo, hoy se ha dado a conocer un dato paradójico que muestra los verdaderos colores de la desigualdad: Jeff Bezos, el dueño de Amazon, acaba de alcanzar un nuevo récord en su fortuna personal.

David Malpass, director del Banco Mundial aseguró en un foro digital el 1 de julio que, incluso antes de la pandemia de la COVID-19, América Latina ya se había visto impactada fuertemente por la desaceleración económica mundial que aumentó las presiones sobre el sector privado, amplió la brecha de desigualdad y destacó la fragilidad de los sistemas políticos.

“El crecimiento mundial se había desacelerado significativamente en el año anterior a la pandemia y muchos países de Europa ya estaban en recesión (…) Nuestros economistas del Banco Mundial están proyectando una contracción en el PIB de América Latina de más del 7 por ciento en 2020. Esta es la peor contracción desde el inicio de datos confiables en 1901, más profunda que la Gran Depresión y mucho más profunda que la crisis de la deuda latina o la recesión de 2008?, expresó Malpass durante la Conferencia de las Américas 2020.

La crisis, como dice Malpass, golpea más a las personas más pobres y vulnerables que son más vulnerables a contraer enfermedades, quedarse sin empleo, ver sus ingresos reducidos y con ello un menor acceso a alimentos. El escenario no es similar para las personas más acaudaladas. Como ejemplo, la fortuna del fundador y director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, batió, en medio de la pandemia, un récord histórico hasta casi 172 mil millones de dólares.

El índice de multimillonarios de Bloomberg, que engloba a las 500 personas más ricas del mundo, destacó que Bezos posee un patrimonio que asciende a los 171 mil 600 millones de dólares. La cifra superó en casi 4 mil millones su récord anterior, durante septiembre de 2018, cuando se colocaba en 167 mil 700 millones.

Pese a que Bezos renunció en 2019 a una cuarta parte de su participación en Amazon como parte de su acuerdo de divorcio, durante los primeros seis meses de la pandemia continuó en la cabeza de la lista de millonarios. El último impulso que recibió su fortuna ocurrió el primer día de julio cuando las acciones Amazon, la empresa de ventas minoristas con sede en la ciudad de Seattle, subieron un 4.4 por ciento hasta un récord de 2 mil 878.70 dólares por acción.

Sólo en lo que va del año Bezos se ha embolsado 56 mil 700 millones de dólares. Su fortuna lo coloca en la cima del ranking de Bloomberg en el que le siguen Bill Gates y Mark Zuckerberg con 114 mil millones de dólares y 90 mil 200 millones de dólares respectivamente. Además, seis de las ocho primeras fortunas no solo no han disminuido sino que han aumentada, todas ellas pertenecientes a personas vinculadas al sector de la tecnología.

Las ganancias del fundador de Amazon y de los más ricos del mundo pone de relieve la creciente brecha entre ricos y pobres en el contexto de la peor crisis económica que vive el país desde la Gran Depresión de 1929 y, de acuerdo con el Banco Mundial, la peor en más de un siglo.

PROYECCIONES DEL BM

La perspectiva del Banco Mundial sobre la caída del Producto Interno Bruto (PIB) para la región latinoamericana aumentó de abril a junio casi 3 puntos porcentuales hasta el 7 por ciento. La estimación destacó que sería el mayor desplome desde el fin de la II Guerra Mundial en 1945. Sin embargo, Malpass expresó ayer en Washington que la pandemia de la COVID-19 fue una “tormenta perfecta” de shocks externos e internos.

Las caídas en la producción entre los países del G7 y China condujeron a una menor demanda de exportación y con ello la disminución de los precios de los productos básicos. Además, el sector turístico se derrumbó con lo que las pequeñas naciones caribeñas se vieron fuertemente afectadas. En los mercados financieros, la aversión al riesgo impactó las cotizaciones en los países más pequeños y con ello su acceso a líneas crediticias.

En medio de la crisis sanitaria el Banco Mundial prevé el peor descenso de las economías desde el inicio del conteo de la riqueza nacional a nivel global, es decir, desde 1901. Con lo que esta sería la crisis más profunda. Ni la Gran Depresión y mucho más menos la crisis de la deuda latina o la recesión de 2008 observaron una profundización en el PIB similar.

“La tasa de pobreza había disminuido desde principios de la década de 2000, pero aumentará significativamente a medida que decenas de millones de personas pierdan sus empleos. (…) Los sistemas políticos eran frágiles antes de la pandemia y ahora serán severamente desafiados”, destacó Malpass.

Para México el banco estimó que en 2020 el PIB se contraerá un 7.5 por ciento, 1.5 por ciento más de lo que planteó en abril.