Semáforos de Oaxaca: averiados o vandalizados

Dificultan paso vehicular y peatonal

En medio de la situación que se vive actualmente en la entidad a causa de la pandemia por coronavirus (COVID-19), la inseguridad, las lluvias, la crisis económica y encima los temblores, siempre surgen nuevos detalles que, por más chusco que parezcan, empeoran un poquito más las cosas.

Particularmente en Oaxaca de Juárez y la zona conurbada, es habitual que se perciban todos los factores mencionados; sin embargo, hay que agregar otro que recientemente se ha vuelto tema de denuncia a través de redes sociales: los semáforos. Esos asistentes viales que, como por arte de magia, aparecen descompuestos o inservibles de un día para otro.

Ya sea porque gente sin oficio ni beneficio los vandaliza y saquea sus piezas para venderlas por fierro viejo, o simplemente por averías normales en su sistema de operación o su estructura, los semáforos fallan constantemente.

Confusión y descortesía

En la capital y municipios vecinos, son decenas de puntos en los que las luces roja, verde y amarilla, no ayudan a agilizar el tránsito vehicular y, por el contrario, entorpecen el flujo de los autos, pues al no servir los semáforos, la confusión y la descortesía entre conductores sale a relucir.

A causa de esto, también algunos peatones resultan afectados, pues para cruzar alguna calle o avenida, tienen que esperar a que la luz cambie; pero… ¿y si no hay luz? Pues a pasarse ‘a la Viva México’, arriesgando el físico y algo más.

En el cruce que forman las avenidas Símbolos Patrios y Universidad, los semáforos que dan el paso a los autos que se incorporan a la vía que va a San Antonio de la Cal, Ocotlán y demás municipios, se encuentran descompuestos, por lo que el cruce es complicado para peatones y automovilistas.

“Pues es de aplicar la de uno y uno ¿no?, pero luego hay unos que sí se avientan bien loco y no respetan, no dejan pasar y quieren que la avenida sea nada más de ellos. Pasan hechos madre”, comenta Felipe, taxista que conduce su unidad en los carriles de alta de Símbolos Patrios, con rumbo al centro de la ciudad, y que lleva cediendo el paso más de 2 minutos, según dijo.

El paso de la muerte

Por otra parte, en el mismo crucero, una mujer y su hija intentan pasar de donde está una agencia de autos hacia una conocida tienda departamental. Como no hay semáforo, los carros pasan con exceso de velocidad y dando vueltas prohibidas. Llevaban, comentaron, al menos 5 minutos esperando a que dejaran de pasar vehículos.

“Es peligroso porque mire, vengo yo con mi hija y estos que van volados, es que como no hay semáforo, pues se pasan así derecho y no dan permiso a que pasen estos que van a dar vuelta en U o hacia allá (Universidad). Ni modo, a esperar a que los reparen”, lamenta la mujer.

Cabe señalar que, según contó otro taxista, por ratos en el día, los semáforos funcionan con normalidad, por lo que le sorprende que de vez en cuando fallen. “En las noches he pasado y sí veo que están nomás parpadeando el rojo y pues ya se pasa uno así, nomás con cuidado, pero ahorita está raro que no sirvan, quién sabe por qué será”, se cuestionó el ruletero.

Un caso parecido sucede en el cruce de las calles Miguel Hidalgo y Melchor Ocampo, en el Centro Histórico, en donde el semáforo que da el paso a los autos que van hacia el Zócalo tiene descompuestas las luces roja y amarilla. Mientras tanto, el que da pauta a los que van hacia Periférico, apenas se ve porque algunos puntos de sus lámparas ya no alumbran.

“Si se nortea uno, porque ve, si le pega el sol ahí, pues no se da uno cuenta si es rojo o qué color es. Ahorita según es verde, pero mira, apenas y se alcanza a ver. Y luego este de acá, ya casi me paso y hasta me la mentaron porque estaba el rojo, pero no sirve”, platicó Luis Fernando, quien intentó cruzar la calle y casi lo arrollan.

Los que no se ven

Otro problema que enfrentan los semáforos, según conductores que transitan por el Periférico, en inmediaciones de las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), es que muchos se encuentran cubiertos por árboles que obstruyen la visibilidad desde lejos.

“Aquí mira, ni se ve, al menos ahorita de día no, porque está ahí la rama del árbol, ya en la noche sí se distingue la luz pero ahorita, tiene uno que guiarse por el chiquito que está acá, que también ni se ve cuando le pega el sol”, comentó Daniel, taxista, sobre el semáforo que está casi al cruce de Melchor Ocampo y Periférico.

RECUADRO

4

semáforos descompuestos en cruce de Símbolos Patrios y Universidad

2

semáforos averiados en cruce de Hidalgo y Melchor Ocampo