Crisis actual, culpa de sexenios pasados

Señala el Barzón

TUXTEPEC, OAX.-A decir de los barzonistas, la situación actual de la economía nacional, se debe a factores creados e institucionalizados en administraciones pasadas, pues consideran que desde antes de julio de 2018, se sabía que la economía mundial estaba transitando hacia un periodo de actividad decreciente o de recesión productiva, debido a la insostenible concentración de la propiedad y del ingreso.

Ante este panorama, el dirigente estatal del Barzón, José Luis Chávez Zavaleta, dijo que también se debe al crecimiento brutal de la riqueza ficticia, sobre todo en el ámbito financiero, que en el caso de México, la situación llegó a un grado crítico, ya que los últimos gobiernos decidieron vender, abandonar, dejar y en algunos casos hasta regalar y perder el patrimonio nacional, como lo ejemplifican los casos de Pemex y CFE en el sector energético.

Precisó que esos gobiernos pasados, continuaron con la entrega de los mercados cautivos de servicios públicos hacia los inversionistas privados, acentuando así la concentración de riqueza en pocas manos, el alza de precios, servicios públicos ahora privados que agudizaron la grave desigualdad y donde sólo los estratos  de altos ingresos podían costear esos altos precios, lo que provocó un terrible rezago en las condiciones de vida de millones de mexicanos.

De manera que como parte del sector social de la economía, en el Barzón, se sabía, afirmó, y lo sostienen, la incompetencia, el desinterés, el compromiso con los capitales privados mimados y anclados a la corrupción de los anteriores gobiernos, lo que habían llevado a la economía nacional, a una caída de la economía debido a la falta de inversión pública y privada, la cual subsidiaba el propio estado.

De modo que esta situación en donde la clase política y los nuevos ricos, vivían del presupuesto, y anclada a una desaceleración internacional, provocó el hartazgo, quitó la venda de los ojos a los mexicanos, y permitió el triunfo de la sociedad.

Por lo que en combate a la corrupción, impulso a la inversión pública, austeridad y eficiencia en el sector público, se presentó la pandemia del coronavirus, y el consecuente desplome de la economía mundial que repercutió en la caída de los precios del petróleo y en una inevitable contracción de la actividad económica de nuestro país.