Narciso y Goldmundo para reflexionar en pandemia

Lecturas imprescindibles

TUXTEPEC, Oax.-Para seguir leyendo en el confinamiento y reflexionar sobre la amistad, empatía, compasión, diálogo, ayuda mutua, así como los miedos,  mitos, fobias  y  estigmatizaciones en una pandemia, se hace imprescindible la lectura del libro " Narciso y Goldmundo", una de los últimos escritos del Alemán, nacionalizado Suizo Hermann Hesse.

El profesor Patrocinio García del colectivo Construyendo la otra Educación, recomienda como cada semana una novela que define como un tratado filosófico en forma de narración,en donde el autor al  igual que en sus obras más conocidas, “El Lobo Estepario”, “Sidharta” o “Demián”, en este escrito mantiene su rigurosidad literaria, pinceladas poéticas y su ingeniosa trama.

La novela se centra en dos personajes principales, Narciso y Goldmundo, inician un relato de  una profunda amistad entre dos personas, diferentes y antitéticas,  el primero simboliza la dureza idealista, la búsqueda de la purificación del espíritu por medio de la negación de los placeres materiales y la claridad del pensamiento.

El segundo representa el alma errante y artística,  es atraído por el amor mundano y la vida pasional; su enfrentamiento encarnan los dos elementos esenciales  de la personalidad.  Los dos personajes llevan sus dos realidades  o formas distintas de entender la vida a una confrontación que busca el descubrimiento mutuo y la reconciliación. 

De acuerdo a la reseña, Narciso quien es mentor en un convento, conoce a Goldmundo quien ingresa a este lugar , obligado por su padre. En la dinámica conventual de actividades educativas y cotidianas , se inicia una búsqueda y se teje una relación profunda de amistad entre los  personajes, pero poco a poco el espíritu libertario y pagano de Goldmundo propicia un alejamiento paulatino que deriva en el abandono del convento.

Goldmundo, inicia un recorrido por los caminos de pueblos campesinos y pequeñas ciudades del medievo, lleno de aventuras, costumbres, descripciones poéticas, hambre,  deseos, tradiciones, robos, deslealtades,  bailes, sueños, intensos enamoramientos y muerte ; en esencia este andar,  explicó el profesor es la metáfora de la vida pagana de Goldmundo , sus  aspiraciones libertarias, sus profundos vacío.

Detalló fiel a su estilo Hermann Hesse, somete a sus personajes a esa búsqueda psicoanalítica de su pasado y desde luego al lector quien se reencuentra con su infancia , es una constante en esta obra la búsqueda de la madre ausente,  esa orfandad que cala y  que de manera permanente evoca  Goldmundo, madre que es vida y reunión placentera en la muerte .

Las andanzas de Goldmundo  permiten vivenciar la atroz y  dantesca  muerte negra (peste negra), ver cuerpos inertes en casas, calles , ganglios desbordados, caos,  terror, miedos, incertidumbres, leyes de confinamiento, actos solidarios y humanos con moribundos, pero sobre todo, el estigma y  búsqueda de culpables de la pandemia.

En la novela en un principio se culpaban entre ricos y pobres, también los médicos  de ese tiempo fueron acusados y todos estos acontecimiento de la peste negra tiene  semejanza con las situaciones que ocurren en estos tiempos, en la  cotidianidad, todo de acuerdo a la justa dimensión, acotó.

Los dos personajes del texto llevan  hasta las últimas consecuencias sus posturas e  ideales, pero es el diálogo el que perdura y crea el clímax de la novela; la controversia sale de sus corazones con la pretensiones de poner orden en sí mismo a partir de la aceptación de lo que son .