Denuncian acuerdo entre Rusia y el talibán para asesinar soldados de EU

TwitterTwitter

WASHINGTON.- Los servicios de inteligencia estadunidenses revelaron que Rusia ofreció recompensas a combatientes talibanes para matar a soldados de Estados Unidos o de la OTAN en Afganistán, informó el periódico The New York Times.

Esa conclusión se remonta a unos meses cuando los islamistas afganos habían entablado negociaciones con Washington para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos, según el diario.

Los estadounidenses y los talibán firmaron un acuerdo el 29 de febrero, que prevé una retirada progresiva de todas las fuerzas y negociaciones de paz entre los insurrectos y el gobierno de Kabul.

Una unidad de la inteligencia militar rusa distribuyó dinero a combatientes islamistas o criminales armados cercanos a los talibán, añadió The New York Times.

El diario, que cita a altos funcionarios anónimos, asegura que el presidente Donald Trump fue informado de esa iniciativa y que sus asesores de seguridad nacional abordaron ese asunto en una reunión a finales de marzo.

Washington compartió su hallazgo con Reino Unido, cuyos soldados también fueron objeto de esa medida de Moscú, indicó el periódico.

Altos funcionarios estadounidenses y afganos ya mencionaron en el pasado un apoyo ruso a los talibán.

Niegan acuerdo

Moscú negó las acusaciones. En un comunicado, el Ministerio de Defensa también afirmó que semejante “desinformación demuestra el bajo nivel de inteligencia de los propagandistas estadunidenses del espionaje norteamericano”.

Por su parte, los talibán también negaron haber recibido recompensas por parte de Rusia para matar a tropas de Estados Unidos en Afganistán. “Los 19 años de lucha del Emirato Islámico no tienen ninguna deuda con algún órgano de inteligencia o país extranjero” indicaron en un comunicado.

Mientras que la Casa Blanca rechazó que el presidente Trump haya recibido informes de inteligencia al respecto. “Esto no habla del mérito de los supuestos informes de inteligencia sino de la inexactitud de la historia de The New York Times”, que sugiere erróneamente que el presidente Trump fue informado sobre este asunto dijo la secretaria de prensa, Kayleigh McEnany.