Hoy es el Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de Tortura, un mal vigente en la actualidad

El Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura se proclamó en el año 1997 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El objetivo de este día es el apoyo a todas las víctimas de la tortura además de perseguir y conseguir erradicar de una forma total esta acción infrahumana.

Lamentablemente, en la actualidad hay numerosos casos de tortura, por ello, con la conmemoración de este día, se busca el máximo apoyo para las víctimas.

Víctimas de la tortura: ¿qué implica esta palabra?

Desde la ONU definen la tortura como "cualquier acto en que un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia, inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales".

Las víctimas de la tortura la sufren a manos de otras personas porque éstas quieren obtener de ellas o de un tercero información o una confesión.

Los torturadores buscan castigar a las víctimas por un acto que hayan cometido, o porque sospechan de la víctima. Tratan de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación.

La tortura está considerada como un crimen a nivel internacional. Está totalmente prohibida y no tiene justificación alguna, bajo ninguna circunstancia.

Dicha prohibición forma parte del derecho internacional consuetudinario, lo que quiere decir que es obligatoriamente cumplirla, y todos los Estados Miembros de la Comunidad Internacional deben cumplirla, aunque no hayan corroborado los tratados internacionales sobre ella.

Los Derechos Humanos condenan la tortura desde 1948

1948: La comunidad internacional condena la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes dentro de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

1975: La Asamblea General aprueba la Declaración sobre la Protección de todas las víctimas de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Esto se consiguió tras varias campañas realizadas por diferentes ONGs.

En los años ochenta y noventa se lograron avances en el desarrollo de leyes e instrumentos jurídicos y se impuso la prohibición de la tortura.

1981: Creación del Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura, con el objetivo de financiar a las ONGs que prestaban asistencia a víctimas y familiares.

1984: Aprobación de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Esto entro en vigro en 1987. Además se creó el Comité contra la Tortura, con el objetivo de vigilar la aplicación de esta Convención.

1985: Desde la Comisión de Derechos Humanos nombraron al primer Relator Especial sobre la cuestión de la Tortura. Se trata de un experto independiente al que se le encomendó la misión de informar sobre la situación de la tortura en el mundo.

A parte, fueron aprobadas diferentes resoluciones que establecían principios generales para el tratamiento de los reclusos y detenidos.

Además se abordó y destacó la importancia que podía tener el personal de atención de la salud en la protección de los presos y detenidos contra la tortura.

Hoy en día, las víctimas de la tortura, desgraciadamente siguen existiendo, y por ello necesitan de nuestra ayuda y de las instituciones y gobiernos para que esta cruda realidad cese de inmediato.