En el beisbol del Istmo, Cementeros es pentacampeón

JUCHITÁN DE ZARAGOZA, Oaxaca.- La Liga Regional de Beisbol Cruz Azul tuvo a un nuevo invitado en la serie final, se trata de Bravos de Tehuantepec.

Este equipo sorprendió a propios y extraños al lograr su boleto a la máxima fiesta en la Temporada 2001–2002, solo que de rival tendría a uno que ya estaba acostumbrado como es Cementeros de Lagunas que buscaba su quinta corona.

Al final, los Cementeros necesitaron de cinco encuentros para lograr el pentacampeonato del béisbol istmeño.

Una final diferente, ya no eran Xhahuis, tampoco Venados los rivales de Cementeros, era Bravos plagado de juventud que por primera vez venía al istmo, como Mario Mendoza, Octavio Cano, Jesús Vega, Andrés Gutiérrez, apuntalados con la experiencia de José Víctor Sánchez, José Luis Ortiz, Carlos Gómez, bajo el mando de Héctor Zamudio. 

BRAVOS GANÓ EL PRIMERO

El sábado 29 del 2001 se jugó en un abarrotado Estadio de la Unidad Deportiva de Lagunas, Oaxaca, logrando Bravos llevarse la victoria por pizarra de 3 carreras a 1 en extra innings.

El pitcher  Mario Mendoza  cubrió toda la ruta para acreditarse el éxito;  el revés a Héctor Alonso López con relevo e Rafael Avendaño.

El héroe del partido fue Jesús Vega, en la apertura de la séptima entrada con jonrón; luego en la décima con otro batazo de 4 esquinas.

La tercera carrera la registró José Víctor Sánchez en una rola a la segunda de Carlos Gómez. 

CEMENTEROS SE ENRRACHÓ

El segundo desafío el domingo 30, Cementeros de la Cruz Azul se impone por 5–1, siendo pitcher ganador Francisco Aguirre cubriendo toda la ruta, y la derrota a Salvador Malpica.

Los locales anotaron la carrera de la quiniela con los spikes de Yamstresky Fox con hit de Rubén Quiñones.

En la apertura del tercer capítulo, Bravos empató a 1, Ricardo Ruiz conectó sencillo enviando a la registradora a Octavio Cano.

En el cierre de la quinta, Cementeros anotó dos, timbrando Castillejos y Fox; luego en la octava agregó dos más, llegando a tierra prometida Chema Villalobos y Jorge Luis Carrasco.

El viernes 4 de enero del 2002, el tercero de la serie en el Agricultura de Tehuantepec, imponiéndose Cementeros por 5–2, acreditándose el triunfo Héctor López con elevo y salvamento de Jesús Cruz, la derrota a Mario Mendoza.

Cementeros empató a dos en la séptima,  sencillo de Jorge Pérez y anotaba Julio César Bernal; luego en la octava, Genaro Abad conectó jonrón solitario, y en la novena, Jorge Pérez también cuadrangular con 1 en bases.

Por Bravos, José Víctor Sánchez conectó jonrón de 2 carreras.

El sábado 5, el cuarto juego, ganando Cementeros por 4–1, con el crédito a Francisco Aguirre  con relevo y salvamento de Rafael Avendaño; la derrota a Alberto Lara.

En el primer episodio, Bravos anotó una por conducto de Octavio Cano.

Cementeros empató en la apertura de la cuarta con doblete de Genaro Abad, timbrando Isaías Rincón.

En la octava, Genaro se convirtió en el héroe conectando jonrón de 3 carreras. 

QUINTO JUEGO, EL DEL TÍTULO

El domingo 6, Cementeros se impone por 12–4, convirtiéndose  en pentacampeón.

Jesús Cruz el pitcher ganador en relevo a Ignacio Valdés, y el revés a Salvador Malpica con relevos de Ricardo Ruiz y Andrés Gutiérrez.

Cementeros anotó su primera carrera con jonrón de Fox; en la tercera hizo 4, timbrando Luis Fernando Castillejos, Alberto Fox, Jorge Pérez e Isaías Rincón.

En la octava, Cementeros remachó con racimo de 6, llegando en fila a la registradora Jorge Carrasco, Julio Bernal, Luis Castillejos, Alberto Fox, Jorge Pérez e Isaías Rincón.