El oaxaqueño Pedro Ordaz quiere un lugar con los Guerreros

El oaxaqueño Pedro Ordaz mantiene la ilusión de ganarse un lugar en el roster de los Guerreros de Oaxaca.

Y luego de su segunda pretemporada consecutiva con el equipo, espera recibir la oportunidad y también conserva la esperanza de que sí pueda disfrutarse de la actividad de la liga mexicana en este 2020.

Surgió de la Liga de Beisbol Infantil y Juvenil Monte Albán, y por sus cualidades fue invitado primeramente a pruebas en el 2016 mientras que luego de confirmar sus habilidades fue firmado por la organización bélica en el 2017.

Así, en el 2019 realizó su primera pretemporada con Oaxaca y en este 2020 nuevamente fue invitado al campo de entrenamiento, ahora en una nueva era de la organización al tener como nuevo mánager a Érick Rodríguez y como gerente deportivo al oaxaqueño y brillante segunda base, ahora retirado, Jaime Brena.

Para el 2019, Pedro Ordaz siguió fortaleciendo sus aptitudes en la Liga Norte de México con el representativo de los Diablos y Guerreros, Marineros de Ensenada, así como en la Liga Invernal Mexicana, donde tuvo actuación defendiendo las franelas de Oaxaca y el México.

LOS INICIOS EN EL BEISBOL

Sobre sus inicios, José Ordaz se inició en la práctica del beisbol a los 3 años de edad teniendo como primer mánager a Nemorio Méndez.

En la Liga Infantil y Juvenil Monte Albán fue campeón con LaSalle en la categoría 15-16 años. También integró novenas como Leones, Piratas y Venados.

Posteriormente, se integró a la segunda fuerza en la Liga Regional de Aficionados Eduardo Vasconcelos con el equipo Phillies, desde donde de inmediato dio el salto a la primera fuerza especial con el club Consolación, donde fue parte de la conquista de un campeonato.

 

NO PIERDE EL RITMO

Ahora, luego de haber sido suspendida la pretemporada por el aislamiento ante la pandemia de COVID-19, el joven pelotero de 20 años de edad ha buscado la manera de mantenerse en actividad de preparación.

Incluso, ha acudido a práctica en el estadio Eduardo Vasconcelos coincidiendo con Orlando Piña, quien ha sido una de las revelaciones del club y ha continuado viviendo en Oaxaca en esta pausa obligada.

CON EL BEIS EN LA SANGRE

Pedro Ordaz, quien cubre las diferentes posiciones del infield pero en este proceso rumbo al profesional ha sido utilizado más en la segunda base, tiene herencia beisbolera, incluso su tío José Ordaz también fue parte de la organización de Oaxaca, aunque no logró debutar; y sus primas son las campeonísimas de una época triunfal en el softbol femenil, la novena de Piratas.

 

PERSEVERA

A pesar de la dura competitividad en busca de un lugar en el roster de Guerreros, Pedro sigue positivo y perseverante.

Y en caso de que se reanude el campo de entrenamiento en julio próximo con miras a la posible realización de la temporada 2020, el 7 de agosto como lo tiene previsto la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), espera ser convocado nuevamente a la práctica.

De cualquier forma, Pedro Ordaz seguirá trabajando para continuar fortaleciéndose en los diferentes aspectos, y de no ser considerado en la posible campaña corta de este año, entonces buscaría la oportunidad del anhelado debut en el 2021.

Aunque, por supuesto, reiteró que para ello seguirá preparándose con dedicación, entusiasmo, determinación y gran tenacidad.

NO TIENE LÍMITES 

Cabe mencionar, que hay quien le ha hecho comentarios de que por no tener una estatura de más de 1.80 metros sería muy difícil que pueda destacar, algo que lejos de desanimarlo lo ha motivado para demostrar que puede contar con las facultades necesarias para sobresalir y aportar de manera importante a la ofensiva y defensiva.

Por lo pronto, Pedro Ordaz es un jugador que ante la ausencia ahora de oaxaqueños en Guerreros tras el retiro de Jaime Brena, podría convertirse en el jugador que pueda hacer a la afición sentirse identificada con el club; además de ganarse el cariño del público.

“No me veo con otros equipos, mi sueño siempre ha sido debutar en el estadio Eduardo Vasconcelos y apoyado por la afición oaxaqueña”, ha dicho el bateador derecho.