Bajan accidentes viales por restringir la venta de bebidas alcohólicas en Oaxaca

Debido a la restricción en la venta de bebidas alcohólicas a nivel nacional, en la zona conurbada de la capital del estado se redujeron los accidentes automovilísticos en los que estuvieran involucrados conductores en estado de ebriedad, comentó un policía vial estatal que solicitó el anonimato.

Según el uniformado, desde el pasado mes de marzo, cuando se instaló en forma por última vez el operativo alcoholímetro, solamente se desplegó el dispositivo de seguridad en dos ocasiones sin que se tuviera conocimiento de detenciones, arrestos, infracciones o accidentes graves y de consideración.

El uniformado señaló que gracias a la medida de suspender la venta de bebidas alcohólicas y restringir su comercialización a un horario (hasta las 18:00 horas de cada día), “no hubo necesidad” de asignar efectivos para un operativo que, dada la naturaleza de la situación de confinamiento, no requería tanta atención.

El alcoholímetro operaba cada fin de semana, viernes y sábados a partir de las 20:00 horas y hasta las 2:00 de la mañana, en puntos como el de avenida Ferrocarril y su cruce con Norte 5 o el entronque de avenida Símbolos Patrios y avenida Universidad,  hasta antes de declararse la etapa de confinamiento en la entidad, .

Sin embargo, con la restricción a las bebidas alcohólicas y el cierre de bares, restaurantes, botaneros y demás centros de este tipo, el policía vial refiere que “bajó el número de borrachos que anduvieran de fiesta”.

Ahora, tras el regreso a la ‘nueva normalidad’ y la reanudación paulatina de las actividades consideradas no esenciales, se tiene contemplado un aumento de la actividad social y recreativa, a lo cual se sumaría el hecho de que el abasto y venta de bebidas alcohólicas en la entidad se está regularizando.

Según el oficial, lo que ayudará a mantener esta tendencia a la baja será el hecho de que los bares y establecimientos seguirán cerrados, por lo que quienes consumen bebidas alcohólicas lo harán en sus casas y sin necesidad de salir a la calle a exponerse a sufrir un accidente vial.