Campesinos rematan cosechas para sobrevivir, ofrecen canastas por 100 pesos

SANTIAGO APÓSTOL, Ocotlán, Oaxaca.- Apolonia López, junto con otros nueve productores de verduras, originarios del municipio ubicado a una hora al sur de la capital oaxaqueña, se unieron para crear canastas y ofrecerlas a cien pesos; esto, debido al cierre de mercados y tianguis por la contingencia sanitaria por la COVID-19. 

Gracias a la difusión a través de redes sociales y con el apoyo de Horacio Sosa, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), desde el pasado viernes, doña Apolonia ha vendido más de 150 canastas de verduras que ha entregado en distintos puntos de los Valles Centrales. 

“Ocotlán se tomó en serio lo de la pandemia, por eso cerró el mercado y el tianguis; y ya no pude ir a vender, por eso puse mi puesto afuera de la casa, pero se vende muy poco”, relata.

Relata que siempre se ha dedicado a la venta de verduras, desde hace más de 20 años estuvo vendiendo en el Mercado de Abasto, pero desde hace 10 años prefirió vender en el mercado de Ocotlán de Morelos.

Agrega que le comentó eso al diputado, quien le propuso armar canastas y ofrecerlas en redes sociales, pero que invitara a más personas para participar, ya que ella sólo siembra algunos productos. 

Detalla que al poco tiempo de aceptar la propuesta, le llamaron para informarle que muchas personas estaban interesadas en apoyarla y comprarle varias cajas, ya que el precio y la cantidad y calidad del producto es buena.

La canasta incluye tomate, miltomate, limones, cebolla, ejotes, lechuga, calabacitas, rábano, ajo, cilantro y epazote; enfatiza que todos los productos son orgánicos y cosechados por campesinos oaxaqueños.

 

Prefieren reducir el precio, a perder

Doña Apolonia admite que el precio es menor al que está acostumbrada a ofrecer sus productos, ya que a pesar de que el precio del tomate es mayor a 25 pesos, ella lo ofrece en 20 para tener un poco de ganancia.

“Cuando cosechamos rábanos, el ciento estaba en cinco pesos y pues, era como regalar nuestro trabajo, porque nosotros tenemos que arar el campo, sembrar y limpiar”, lamenta.

Agrega que algunos productos, como la calabaza, crecen muy rápido, por lo que deben cosecharse cuando son más pequeñas, porque si son grandes, la venta es más difícil.

Recuerda que al inicio de la contingencia sanitaria y cuando todavía visitaba el mercado de Ocotlán, las ventas disminuyeron, además de que ya no le convenía ir porque pagaba más de 100 pesos en pasaje y en ocasiones sólo vendía 20 pesos.

“Llevé dos tinas de rábanos, porque no vendí. En balde me fui de madrugada, pagué pasaje y con 20 pesos ¿qué hago? no alcanza ni para la comida”, señala.

Doña Apolonia comparte que vive con sus padres, quienes también son agricultores y con su hijo Miguel, de 9 años; además, menciona que hace unos años falleció su otro hijo debido a una enfermedad, pero eso no la detuvo.

“Sufrí mucho con mi hijo, pero no me rendí y ahora tampoco lo estoy haciendo. He podido salir adelante porque todavía está mi otro hijo y lo hago por él”, enfatiza

 

Temor al vender

La productora menciona que fue difícil que las personas aceptaran, ya que tenían miedo de que no se vendieran sus productos o que se perdieran, pero no fue así. 

“Invité a muchos conocidos que trajeran sus cosechas, pero algunos no querían transportarlos y nos dijo el diputado que él pagaría eso y fue que se animaron”, comparte.

Señala que algunos productores le decían que no se iban a vender; pero “yo les digo que nunca digan que no se va a vender, siempre hay que decir que sí, porque nosotros mismos al decir que no, provocamos que no nos compren”.

Menciona que una señora, al enterarse del proyecto, aceptó con gusto a participar, ya que es una oportunidad para que su cosecha de tomates no se pierda, aunque tengan que reducir un poco el precio.

Doña Apolonia invita a las personas a comprar estas canastas, ya que no sólo es un apoyo para ella, sino para otros productores que han tenido que suspender sus visitas a la capital u otros municipios cercanos, pero no quieren dejar de trabajar.

Detalla que entregarán miércoles y viernes en las oficinas de Comuna Oaxaca ubicadas en la calle Yagul 208, en el fraccionamiento San José La Noria, en la capital oaxaqueña.

También subraya que pueden visitarla en su casa ubicada en Mártires de Tacubaya número 36, en el municipio de Santiago Apóstol y hace entregas a municipios cercanos como Ocotlán de Morelos o San Antonino Castillo Velasco.