Se cumple un año del adiós a la taekwondoína oaxaqueña Melanie Martínez

Un difícil episodio, de los más duros, fuertes y dolorosos se recuerda en este mes en el taekwondo oaxaqueño, el fallecimiento de la que fuera un ángel y al mismo tiempo una guerrera de este deporte de contacto en Oaxaca, Melanie Martínez.

Este capítulo conmocionó no sólo a la comunidad de este arte marcial en el estado sino al deporte en general, al tratarse de la pérdida de una joven de 17 años de edad, gran promesa del taekwondo, pero sobre todo, un bello ser humano.

De manera repentina, una letal enfermedad la invadió; los médicos lucharon, hubo donadores de sangre que aportaban para salvar su vida; sin embargo, todo resultó insuficiente… El dolor fue inmenso para sus familiares. Algo imposible de aceptar.

LUCIÓ EN LAS PATADAS

Melanie Martínez lució como toda una guerrera en su participación en la Olimpiada Nacional 2018, donde terminó consiguiendo la medalla de plata y colgándose con orgullo la presea argenta para Oaxaca en el podio del máximo evento deportivo infantil y juvenil del país-que en este 2020 llevarán por nombre Juegos Nacionales Conade-.

Melanie Martínez se fue físicamente pero, como se precisara en aquel junio del 2019, vivirá en la historia del tae wondo oaxaqueño, en la mente y corazón de todas y cada una de las personas que tuvieron contacto con ella en algún momento.

Los integrantes de la selección estatal de la disciplina en el Centro Estatal de Deportes de Combate (Cedecom) hicieron guardia de honor durante la misa de cuerpo presente en el Templo de San Matías Jalatlaco el 13 de junio del 2019.

Por cierto, este espacio fue insuficiente para despedirla. Varias personas debieron escuchar y orar al pie de las puertas frontal y lateral. Y otros más optaron por acompañar en este instante de dolor, en distintos puntos del atrio.

EL RECUERDO DE MELANIE

“Te volviste más que una compañera, fuiste una familia para todos; tu alegría, la motivación que siempre nos dabas era suficiente para levantarnos y seguir adelante. Luego de algún problema tú estabas ahí cuidándonos.

“No te vas sin dejar un legado, una huella en nosotros; muchas personas te vamos a querer siempre, donde quiera que estés.

“Siempre estarás presente en nuestras vidas. Hasta el último momento, siempre nos regalaste una sonrisa. Gracias por haber sido parte de nuestras vidas. Gracias por todo Melanie”, manifestó con hondo dolor y siempre con lágrimas en sus mejillas y con voz entrecortada.

Ahí, en la primera banca ante el altar mayor y el ataúd, estuvieron su mamá de Melanie, Oliva Macías y su hermano mayor Alexis, entre otros familiares. 

A un año de su partida, la mamá de Melanie ofreció una misa para su pequeña, en donde estuvieron familiares y amigos de la taekwondoín.