Melid Luna: la esencia de lo sublime

El arte surge cuando conmueve nuestro corazón y estimula nuestra imaginación; ese es el misterio que encierra cada lienzo, cada pincelada, lo que hace realmente al artista; es lo interesante conocer de dónde se nutren los artistas plásticos, para llegar a valorar sus obras; cuando conocemos su niñez, sus vivencias, sus coincidencias, nos abre un panorama existencial, para entender por qué la expresión en cada color, en cada obra y en cada sentimiento que plasman; esa es la verdadera esencia del pintor y la conexión con su obra.

Por eso, el platicar con la artista plástica Melid luna, es recorrer su pueblo, sus ríos, sus caracoles, su maíz, su esencia.

Al preguntarle de su niñez, que es lo que marca a un artista, la cara se le ilumina y con actitud infantil nos cuenta:

“Nací en Paso del Águila, Lalana, Choápam, Oaxaca, donde nace la libertad; un pueblito que casi no se distingue en el mapa, por su situación geográfica; ahí donde corren las aguas cristalinas del Papaloapan, donde se confunde lo dulce de la piña y la sonrisa de la mujer adornada de listones, donde el amor de Dios se confunde con el acto más puro de la naturaleza, con los pájaros revoloteando cerquita de la cabeza, al lado del río, juntito, al lado de la Macaya adornada con gardenias olorosas a temprano.

"Mi pueblito es mitad Veracruz y  mitad Oaxaca, no sé si soy oaxaqueña o jarocha; lo que sí sé es que soy libre y única, nacida de noble cuna y regalada al mundo, un mundo maravilloso y feliz corriendo por las calles polvorosas, descalza y nadando en el río, capturando repesca en ollas redondas con masa en el centro y lavando en bateas de madera, al son de los golpes de las piedras de laja, enjuagando en el río el ropaje de mi vida.

"Entre el olor dulce de los vegetales y la leche fresca de las vacas, recuerdo cómo se despulpaba el café y se tendía en una planilla enorme donde corría descalza en el piso caliente; recuerdo los naranjos con olor a frutas dulces, y olor a café caliente y tortillas del comal; hermosos recuerdos, que ahora se quedan en el corazón, donde desde muy pequeña aprendo grandes lecciones tristes y dolorosas; ahí donde pasan las águilas también  existe el dolor y empieza la aventura…

"Papá pierde todo y la vida nos arrebata lo más preciado: nuestro hogar, nuestra vida; un mundo nuevo comienza, llego a la ciudad y me sorprende el frío que cala los huesos; la vida me ha puesto grandes aprendizajes, de ahí la gran pasión por pintar mis sueños y fantasías; mi imaginación me salvó la vida muchas veces, pinté mi mundo de color y mis manos hicieron lo posible para que todo cambiara; nace la esperanza, pinto mi mundo de otro color”.

Y de esas  experiencias nace la artista

"Inicié mis estudios de manera autodidacta porque tengo esa inquietud de pintar y dibujar lo que observo y analizar todo, los detalles, las formas, las texturas y sobre todo el color; amo las nubes y las formas que miro en ellas, las flores, las mariposas; así como me siento intrigada por la naturaleza, descubrí la importancia de pintar los ojos de las personas y amo pintar el mar y sus mil formas.

"Mis técnicas son acuarela, óleos, temple y encausto, dibujar es mi pasión, sobre todo las formas y pintar rostros, los claro obscuros en contrastes del mismo ser, amo pintar la naturaleza, llenarme de fantasía y crear un mundo de color; pinto esperanza y hago historia, las obras nacen solas con solo cerrar los ojos y volar la imaginación”.

De las exposiciones

En el Centro Cultural del ISSSTE “Arte entre amigos”; en la Casa de la Cultura “El color de las emociones”; en La Mano Mágica, el Fraccionamiento El Rosario; en el Andador Turístico, en Acapulco, Guerrero; en Zimatlán de Álvarez, en el paseo Juárez El Llano, en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, en Tlacolula de Matamoros, en El Planetario Nundehui, en la Casa de la Cultura de Huajuapan de León, en el Municipio de Oaxaca de Juárez.

Y en el mes de enero fue galardonada con el Pergamino de Oro Andrés Henestrosa, en el Teatro Macedonio Alcalá.

Actualmente, esta artista plástica imparte clases de pintura gratuitas a niños de escasos recursos y promueve obras de beneficencia con donaciones de obras de su autoría y de sus compañeros que apoyan esta noble causa.

Así es como finalizamos esta entrevista que nos hace conocer un poco más de la obra y su autor, para comprender que la pintura no solo tiene color, sino también tiene alma.