Conmemora Sección 22, 14 años del desalojo fallido del plantón en el Zócalo de Oaxaca

Con la quema de cohetes y un mitin en el Centro Histórico, así como un cadenazo radial, la Sección 22 del SNTE, junto con organizaciones sociales, conmemoró ayer el 14 aniversario del fallido desalojo policiaco del plantón que mantenían en el Zócalo.

Entre las consignas “¡14 de junio, ni perdón ni olvido!”, “¡Ya cayó, ya cayó, Ulises ya cayó¡”, “¡Ojo por ojo, diente por diente, Ulises asesino, la cuenta está pendiente!” y “¡El pueblo unido, jamás será vencido!”, los manifestantes detonaron los artefactos frente al edificio sindical y en las bocacalles aledañas, para rememorar el llamado de auxilio que hizo el magisterio al pueblo, ante la represión policíaca desatada por el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz.

En un mitin, el secretario de Prensa y Propaganda de la Sección 22 del SNTE, Wilbert Santiago Valdivieso manifiesta el repudio del movimiento magisterial y popular a Ruiz Ortiz, así como sus exfuncionarios, Jorge Franco Vargas, José Manuel Vera Salinas, Lizbeth Caña Cadeza, Heliodoro Díaz Escárraga, entre otros, por ser los responsables del derramamiento de sangre aquel 14 de junio de 2006.

Destacó que los asesinos siguen merodeando Oaxaca para ocupar un cargo en la función pública en busca de un hueso para vivir del erario público, mientras la agresión del 2006 sigue en la total impunidad.

Por esto, subrayó que la Sección 22 del SNTE mantiene su exigencia irrenunciable de cárcel para los asesinos del 2006 y justicia para los caídos del movimiento magisterial y popular durante la lucha.

Santiago Valdivieso dijo que la quema de cohetes y el mitin se desarrollaron de manera representativa, sin la participación masiva de las bases de la Sección 22 del SNTE, por la emergencia sanitaria originada por el coronavirus.

“Si no hubiera pandemia ya estuviéramos marchando de Trinidad de Viguera hacia al zócalo”, asentó.