Recolectores de basura independientes de Tehuantepec continúan laborando pese a pandemia

Chendo solo usa un cubrebocas como medida de protección frente al coronavirus.

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Pese al inminente riesgo de la pandemia, muchos de los recolectores independientes continúan con su tarea: recorren la ciudad en busca del sustento diario.

"Los gobiernos nos llaman a quedarnos en casa para evitar el contagio del coronavirus, pero si nos quedamos, quién nos va a dar de comer" dice Rosendo Cadena, uno de tantos recolectores de basura que se gana la vida recogiendo los desechos que arroja la ciudad.

Su labor es por lo regular en las mañanas, no se detiene, porque si lo hace, sabe que no tendrá para comprar sus alimentos, a pesar de que el SARS-CoV-2 representa un riesgo para su salud, en caso de contraerlo.

Con cubrebocas puesto, como su única medida de prevención para no contagiarse del COVID-19, Rosendo recorre cada uno de los negocios y domicilios particulares del primer cuadro de la ciudad como parte de su jornada diaria.

Hasta el mediodía del martes, Tehuantepec tenía un registro de 23 casos positivos de coronavirus, cifra que lo situaba como el segundo municipio con mayor número de contagios, solo antecedido por Salina Cruz.  

Falta poco tiempo para que termine su jornada, no se observa a ninguno de sus compañeros afuera, solo él, deambulando de un extremo a otro de la ciudad con su triciclo... desafiando el aislamiento y su propia suerte.

Rosendo dice que tiene cierto temor del virus, pero si se queda en casa no come porque como cualquier ciudadano vive al día, "el gobierno es puro rollo y pues, como los funcionarios públicos tienen su salario seguro, qué les preocupa, se pueden quedar en casa todo el tiempo que quieran, pero la clase jodida como nosotros, no podemos darnos ese lujo", dijo. 

Expresa que sabe los riesgos que conlleva su labor en un escenario como el que vive el Istmo de Tehuantepec, pero entiende que no puede abandonar su trabajo porque no es asalariado, recibe un ingreso por el servicio que presta, y es variable.

“Chendo”, como le llaman quienes lo conocen, se ha vuelto un ícono para los tehuanos, y es de los pocos tricicleteros que se dedican a la pepena de la basura, nació en el barrio El Cerrito (Chicuindi).

 

"El gobierno es puro rollo y pues, como los funcionarios públicos tienen su salario seguro, qué les preocupa, se pueden quedar en casa todo el tiempo que quieran, pero la clase jodida como nosotros, no podemos darnos ese lujo".

Rosendo

Recolector de basura