Arenas en la Ciudad de Oaxaca, templos de grandes batallas en la lucha libre

Las arenas que han existido en la ciudad de Oaxaca de Juárez han sido testigos de grandes encuentros luchísticos, así como en ellas se han presentado grandes estrellas nacionales e internacionales, quienes han comprobado el conocimiento de la gran afición que acude a cada una de ellas, la cual es la que crea o destruye ídolos.

Unas han tenido una vida efímera, otras han tratado de sobrevivir, procurando siempre ver que el espectador se va con un buen sabor de boca, por lo que, presenta en cada uno de sus programas a lo mejor de su elenco luchístico, la mayoría han cerrado sus puertas por la falta de público precisamente por no presentar de la calidad que el público exige. 

Algunas más cierran por temporadas buscando un lugar en el que el público se sienta más a gusto y donde la inversión valga la pena, tanto para ellos, como para el elenco que presentas, conscientes que es el respetable quien tiene la última palabra para acudir o no a su arena, aunque se presenten en el mismo día, dos funciones de lucha libre.

Octavio López, ex luchador profesional mencionó que existieron muchas arenas que fueron  efímeras de dos o tres funciones, “y cuando hablamos de arenas no nada más hablamos de lucha o de box, sino de las dos, en este caso en la calzada Madero existió un taller mecánico que se llamó el radiador, eso fue por 1960 donde en sus funciones trajo al boxeador Ultiminio Ramos, al “Pajarito Moreno” entre los que recuerdo, éramos chamacos y no teníamos dinero para pagar la entrada, pero como nuestra casa colindaba con el taller, nos subíamos a los grillales y desde ahí veíamos las funciones”. 

Otra arena de la que le contaron  existía fue la que se encontraba en la primera calle de Hidalgo donde se encuentra la tienda Delfer, “era una vecindad muy grande, pero en la misma existía un patio grandísimo donde lo convirtieron en arena, no sé qué elementos trajeron pero también fue de box”.

Entre la calle de Mier y Terán e Hidalgo, existió una arena la cual funcionó en 1957 y de ahí surgieron más arenas como la Arena Oaxaca, que fue regenteada por “El Cocoliso Nájera” y Manuel Humberto Siordia, después ya tuvo varias intervenciones en las que las manejo una o dos temporadas El Vértigo, El Monarca, La Llorona, entre los personajes que manejaron la lucha libre y otros que realizaban funciones de Box. 

“La Arena Oaxaca, aunque fue posterior a las demás que existieron antes, y es la que le ha dado mucho más renombre a las de lucha o box aquí en la ciudad capital, misma que se encontraba en lo que es la Casa de los Deportes, en el Llano”, recordó.

En ella se le dio oportunidad a los luchadores oaxaqueños, pero toda la papeleta era de México

Existieron otras arenas como la San Francisco, Arena Principal en los Siete Príncipes, Arena del Valle, Arena Azteca, Arena Pepsi Cola, Arena Bomberos que se encontraba en la calle de Morelos, Gimnasio Municipal que se ubicaba la cárcel grande que es en la esquina de Cinco de Mayo y Abasolo, donde estuvo el hotel Santa Catarina, “esas son las arenas que le dan inicio a lo que es la lucha oaxaqueña”. 

Mencionó que “de ahí empiezan a surgir la Arena San Francisco, la Arena del Valle, Arena Bustamante, Arena Santa María, Arena King Kong, Arena Linda Vista la cual la regenteaba el Azteca 

Negro y donde ahora se encuentra el Hotel Huautla, Arena del Periodista que se ubicaba atrás de la Pepsi Cola que no se debe confundir con la Arena Pepsi Cola, entre otras muchas más”.

“Otra arena que existió fue la arena del Pequeño Coloso que era regenteada por el amigo Tino en la colonia Reforma Agraria, la cual estuvo por más de seis años, era una arena chiquita  donde, si mucho cabían seis personas, donde íbamos a luchar por una tostadita de salchicha, pero eran en esas arenas a las que íbamos a luchar”, concluyó.