Plantean regidurías para ayuntamientos para resolver problemáticas

La diputada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y presidenta de la Comisión Permanente de Medio Ambiente, Energías Renovables y Cambio Climático, Victoria Cruz Villar, propuso una reforma a la Constitución para que cada ayuntamiento procure contar con una regiduría de Derechos Humanos, una de Equidad y Género, así como una de Ecología.

Dijo que la regiduría de Derechos Humanos se encargará de la protección, defensa, promoción, estudio, divulgación y vigilancia de los derechos humanos; en tanto la de Equidad y Género tendrá como objetivo promover la participación igualitaria de las mujeres en los ámbitos de la vida social, económica, política, cultural y familiar de la comunidad y la eliminación de todo acto discriminatorio que contravenga la igualdad de género.

En tanto que la regiduría de Ecología se encargará del cuidado de los recursos naturales del municipio y de la creación de programas para promover el desarrollo sustentable, así como de la promoción de la participación ciudadana para mejorar el entorno ambiental.

Cruz Villar explicó que urge buscar soluciones para intentar restaurar el equilibrio medio ambiental y aseguró que los municipios tienen una responsabilidad directa e inmediata hacia el medio ambiente. “Hoy, más que una obligación jurídica, es un compromiso social del gobierno y con la sociedad”.

Expresó que los servicios de agua potable, drenaje, saneamiento, tratamiento de aguas residuales, disposición de residuos sólidos, rastros, panteones y mercados, son los desafíos ambientales de las autoridades municipales, por lo que deben ser también sus prioridades.

Dijo que los problemas de contaminación o daños al medio ambiente que afectan a los municipios son: residuos sólidos urbanos, agroquímicos, descargas de aguas residuales, que en su mayoría son descargadas en los ríos, lagos, mares, en los suelos a cielo abierto, en el subsuelo a través de de los llamados pozos sépticos y rellenos sanitarios, así como la emisión de partículas suspendidas.

“Esta problemática se arrastra por lo menos desde el 2011 cuando la entidad contaba con 120 plantas de tratamiento de aguas residuales, según el Plan Hídrico 2011-2016 del gobierno de Oaxaca, pero las cuales sólo trataban 2 millones de metros cúbicos de aguas negras, es decir, 40% de los 67.5 millones de metros cúbicos de aguas negras, es decir, 40% de los 67.5 millones que genera la entidad”.

Destaca que mientras el mundo se enfrenta a la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial y los Estados intentan responder a la emergencia sanitaria y económica, la pandemia ha puesto en evidencia una crisis sistémica sanitaria, climática y de pérdida de biodiversidad.