Un desorden, nueva normalidad en el Istmo; repunta el número de casos en la región

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Ante el repunte de casos y fallecimientos por COVID-19 en el Istmo de Tehuantepec, trabajadores de la salud se mantienen en alerta epidemiológica para minimizar el riesgo de contagios.

Ellos plantean la posibilidad de regresar a la nueva normalidad el 8 de junio. 

El subdelegado del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud Sección 35, adscrito al Hospital General de Tehuantepec, Juan Carlos Ramírez Sánchez dijo que todavía no es momento de hablar de una nueva normalidad en el sector salud, cuando apenas entramos a la etapa más crítica de la pandemia.

Indicó que mientras no existan las condiciones para los compañeros médicos y enfermeras, no es conveniente su regreso a los diferentes hospitales.

Al menos en la región del Istmo, no hay condiciones para el regreso a una “Nueva Normalidad”; los contagios de COVID-19 están a la alza.

Con base en el reporte federal sobre los casos confirmados en la región del Istmo, si la tendencia se mantiene o empieza a bajar la curva de contagios y el número de recuperados, empezarían a implementar en los hospitales la nueva modalidad de la que se habla.

El subdelegado expresó que con respecto a salud no cuentan con lo necesario para atender a toda la población que llega con síntomas de COVID-19, porque el personal médico carece de equipo de protección e insumos.

Bajo estas circunstancias, el 8 de junio valorarán la incorporación de todo el personal médico a la nueva modalidad o tendrán que alargar la contingencia, ya que entre los trabajadores hay quienes sufren alguna enfermedad crónica o tienen hijos menores a quienes podrán contagiar. La postura no solo privilegia la salud del personal médico sino también de los pacientes, afirmó.

El médico dijo que de acuerdo con la circular que envía la dirigencia del SNTSA de la Sección 35, el estado pasa por un importante repunte de número de casos y fallecimientos, y esto los coloca en alto riesgo de contagio, en caso de un regreso a la “Nueva Normalidad”, que desafortunadamente, no se vislumbra en el futuro cercano un cambio.