Habitantes de Oaxaca se ven obligados a mejorar su alimentación en la cuarentena

Algunos oaxaqueños han mejorado su alimentación aprovechando la cuarentena, ya que al no ir a sus centros de trabajo dejan de comer en puestos de la calle o comida corrida, optando por preparar sus platillos en casa.

Érika López, madre de familia y profesionista, señaló que cuando asistía a su centro de trabajo, tanto ella como su hijo optaban por comer en cocinas económicas, por lo que ahora, ella prepara sus alimentos con los cuidados como la cantidad de sal, ingredientes y porciones.

Señaló que al salir a trabajar, en ocasiones comían garnachas, tacos dorados, entre otros platillos, pero “siempre hemos tratado de comer en fonda donde ofrecen comida completa y no recurrir a ese tipo de alimentos con grasas”.

Afirmó que ahora que están en su casa, la comida que prepara es más saludable pues trata de incluir verduras a su dieta que en ocasiones no le ofrecían en las fondas que visitaba, además de que está evitando las carnes rojas.

Por su parte, Monserrat Bautista, señaló que incluyó alimentos altos en vitamina C a su dieta que siempre han tenido, para no enfermarse, además de que “leí en Facebook que ayudaba para que no nos dé coronavirus”.

El alto consumo de verduras también se incluyó en la dieta de su familia, algo que no habían estado acostumbrados y destacó que ahora tiene más control de la alimentación de su hijo de seis años, pues “cuando están en la escuela no sabemos sí comen lo que le mandamos, lo tiran o comen otras cosas”.

La madre de familia detalló que, en su caso, trata de incluir verduras, carnes rojas y frutas de temporada en los alimentos que prepara para su familia, mientras que evita los refrescos y alimentos procesados.

Difícil conseguir insumos

José Urzúa, estudiante, señaló que siempre ha tratado de tener una dieta en la que incluya verduras y frutas; no obstante, se le ha complicado conseguirlas porque debido a los decretos emitidos a nivel estatal, ya no se instala el tianguis donde se surtía.

“Cuando los tianguis se colocaban, iba a comprar ahí, pero cuando se quitaron, la única opción que quedó fue ir a los supermercados y sí he encontrado todo lo que consumimos normalmente, aunque siento que ya no es tan natural como en los tianguis”, señaló.

Por su parte, doña Érika mencionó que desde hace unas semanas dejó de visitar el Mercado de Abasto, aunque antes surtió su despensa, pero al terminarse los insumos no sabía dónde encontrarlos para evitar ir a esa zona comercial; no obstante, ha visto que se colocan puestos en su colonia.