Oaxaqueños no pueden más; desespera ciudadanía ante crisis por COVID-19

Ayer comenzó el mes de junio, y de acuerdo con los pronósticos iniciales establecidos por las autoridades de los tres niveles, la llamada “nueva normalidad” se puso en marcha en distintos estados del país. En Oaxaca, sin embargo, debido al alto número de contagios y la acelerada propagación del coronavirus (COVID-19), existen ciertas dudas entre los ciudadanos.

Uno de los sectores más afectados por la propagación del virus fue el comercio; vendedores establecidos, ambulantes y ocasionales, vieron frenada de súbito su principal actividad y, por lo tanto, afectaciones a su sustento. La necesidad, comentaron algunos, los ha llevado a cambiar su modalidad de venta, sus horarios, sus lugares y hasta su giro, pese a que eso implique exponerse a un contagio.

“No queda de otra, se puso feo esto y pues hay que buscarle; ahorita, pues andamos con esto de la comida y los entregos a domicilio”, señaló el señor Víctor, taquero que ahora solo reparte casa por casa, sin importar el riesgo de un contagio.

“Ya está de Dios si nos va a tocar, si nos enfermamos; uno sale con su cubrebocas, usando gel y pues rápido. Nos lavamos las manos cuando llegamos y ahí vamos, hay que trabajar, no hay de otra”, añade.

Aumenta el riesgo de contagio

Por su parte, Julián, dedicado a la venta de ropa deportiva y gadgets tecnológicos, aseguró que al no poder ponerse en vía pública ni en su local, optó por trasladar su negocio a las redes sociales, específicamente a la plataforma Market Place, de Facebook. Si concreta una venta, debe salir a la calle; el riesgo de contagio aumenta.

“Ya estamos algo desesperados porque pues no se ve pa’ cuándo; ya parece película, es una “pandemia eterna” y nomás no. Según ya hoy ya volvía todo a como antes de esto, pero pues no, seguimos igual; el riesgo siempre está, ya nada más nos queda cuidarnos”, dijo.

A nivel nacional, se ha informado que todo el país se encuentra en semáforo rojo, por lo que se recomienda acatar, más que nunca, las indicaciones de las autoridades. El pico en el número de contagios y la fase más crítica de esta pandemia, están por llegar, advierten.

Sin embargo, con todo y que en la entidad hasta ahora se registran alrededor de 150 muertos por COVID-19, la necesidad de trabajar para generar ingresos también es grande.

"Le buscamos por otro lado"

“Vamos al día y esto nos dio en la torre, tuvimos que, ahora sí que mudarnos, abrir mercado como dicen, en otros lugares; ya de plano en el Centro, pues no nos dejan y hay que buscarle por otro lado”, comentó Miguel, vendedor de marquesitas que originalmente tenía su zona de venta en el primer cuadro de la capital.

Desde que se anunció la suspensión de actividades comerciales o que implicaran congregaciones masivas en la ciudad, se le puede ver recorrer todo Camino Nacional desde San Sebastián Tutla hasta Santa Lucía del Camino, teniendo contacto con personas que, sin que él lo sepa, podrían tener el virus.

La pandemia, al menos en Oaxaca, ha cambiado por completo el panorama para los ciudadanos, que con el paso del tiempo han ido desarrollando un escepticismo que, pese a ser peligroso, está sustentado en la necesidad de sobrevivir y seguir trabajando.