Necesario apoyar a las Mipymes

Staff Staff

A las micro, pequeñas y medianas empresas les vendría bien ser apoyados por el gobierno federal o estatal.

A las micro, pequeñas y medianas empresas les vendría bien ser apoyados por el gobierno federal o estatal, pues al prolongarse el periodo del cierre de los establecimientos podrían comenzar a padecer una verdadera crisis de solvencia.

Néstor López López, síndico del Contribuyente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) explicó que apoyo como el ofrecido por el gobierno estatal podrían resultar un aliciente para las Mipymes, sin embargo se requiere que también el gobierno federal abra esas posibilidades de apoyo.

“Recordemos que  más del  90 por ciento de las compañías en México son representadas por Mipymes y, aunque ha habido apoyos no se sabe si son canalizados de forma eficiente, porque  no caen para todos” indicó el también docente.

A nivel nacional, refirió, ya se habla de una contracción económica de al menos ocho puntos porcentuales y si no se le inyecta capitales a esa parte importante del motor económico, será difícil que se levanten en poco tiempo.

“Se tiene que pensar en las Mipymes pues son  quienes generan ocho  de cada diez  empleos y su aportación en la economía en el país es de suma importancia” precisó el experto en economía.

Una de las grandes desventajas de  la Mipymes  frente a las grandes empresas  nacionales, consideró  López López, es que las primeras  tienen que ir a contracorriente para crecer y mantenerse, en cambio las segundas poseen planes de diversificación, cuentan con reservas creadas, con fondos de contingencias.

Con esas diferencias y ante una contingencia sanitaria como la que se vive actualmente -en la que muchas empresas tienen que cerrar-  las Mipymes  son las que resultań las más golpeadas.

“Incluso, tienden a quebrar porque carecen de esa solvencia; pero si se les ofreces un crédito, aunque sea pequeño, al menos se les da algo de certidumbre” mencionó el economista.

Si una Mipyme quiebra es altamente probable que se genere una informalidad y eso sería caótico para la economía local que de por sí ya está golpeada. “al final de cuenta el empresario buscará cómo obtener recursos, y nos preocupa más en la actualidad porque México está por los suelos”.

Medir el crecimiento económico a través de la felicidad de los mexicanos como pretende el gobierno federal representa una estrategia fuera de lugar, añadió;  y aunque hubiera indicadores de esa estrategia todo podría ser  cualitativo y no cuantitativo, remató.