López Obrador da banderazo a obras del tramo 4 del Tren Maya

OmniaOmnia

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo este lunes para que inicien las obras del Tren Maya, proyecto insignia del Gobierno federal actual, con el Tramo 4 Golfo Izamal-Cancún.

"Es una obra trascendente histórica, empezando porque va a integrar a toda la región maya del sureste de la República, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo", afirmó López Obrador durante conferencia desde Lázaro Cárdenas.

El programa -dijo el presidente- está concebido para reivindicar al sureste del país porque "pasaron muchos años y no se atendía a esta región (...) En los últimos 40 años solo creció Cancún, por eso pobladores de otros estados llegaron a Quintana Roo a vivir, a trabajar, a buscarse la vida (...) El resto de los estados en vez de crecer, retrocedían".

La inversión para este tramo asciende a 27 mil millones de pesos, remarcó AMLO, y destacó que el mismo generará 15 mil empleos directos en este año.

"Queremos que haya un desarrollo más equilibrado en todo el país y por eso esta obra que va a iniciar creando muchos empleos, se calcula generación de 80 mil empleos directos (con los cinco tramos".

"El Tren Maya representa un nuevo paradigma de integración económica, desarrollo regional y equidad social. El Tren Maya es hacer patria y es hacerle justicia al sur-sureste de México", de acuerdo con el gobernador de Quintana Roo, Joaquín González.

El Tramo 4 constará de estaciones en: Izamal, Kantunil, Chichén Itzá, Valladolid, El Tintal, y Cancún, y estará conformado por 520 km de vía férrea por donde pasará el tren, además de 224 km de carretera de cuatro carriles con las especificaciones más modernas de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, señaló la CEO de ICA, Guadalupe Phillips Margain.

El 20 de mayo, el titular del Ejecutivo de México advirtió que si las empresas que ganaron las licitaciones para la construcción de los tramos del Tren Maya incumplen sus compromisos, no volverán a contar con un contrato de la administración federal.

"(En otros gobiernos) quedaban las obras tiradas, inconclusas y con cargo al erario. Eso ya se termina. Vamos ya a saber quiénes son los dueños y directores de las empresas nacionales y extranjeras. Si quedan mal, aquí mismo se da a conocer y cuando menos en México, no van a volver a tener un contrato mientras estemos en el Gobierno", afirmó.

Por el contrario, si las compañías entregan sus tramos a tiempo, López Obrador planteó que sus nombres estarán incluidas en un reconocimiento.