Podrían aumentar los embarazos no deseados

Daniela Grajales Daniela Grajales

Se lleva a través de videoconferencias temas de crucial importancia como son los derechos sexuales y reproductivos.

La pandemia del Coronavirus que se extiende por el mundo, incrementa el riesgo de agresiones sexuales y de embarazos no deseados por parte de las mujeres, siendo la situación muy preocupante, donde la situación de habitabilidad de gran parte de la población es precaria y se enfrentan a deficiencias previas en los servicios públicos de salud y de atención social, sobre todo en lo que respecta a salud sexual y reproductiva.

El confinamiento derivado de la pandemia por COVID-19, ha traído nuevos retos que deben atenderse de la mejor manera y para los cuales las instituciones públicas no siempre están preparadas, tal es el caso del aumento de los embarazos inesperados durante la cuarentena y el crecimiento de la violencia familiar, principalmente hacia las mujeres, de marzo a la fecha.

De acuerdo al movimiento nacional “La vida por delante”, se encuentra preparado para atender a las adolescentes y mujeres que se encuentren ante un embarazo inesperado durante la contingencia del Coronavirus o que sufren violencia por parte de sus parejas o familiares, ya que cuenta con el respaldo de más de 500 organizaciones sin fines de lucro en México.

Por lo que en este contexto de emergencia sanitaria denominada ‘’Jornada Nacional de Sana Distancia’’ por la pandemia del COVID-19, la Secretaría para la Igualdad de las Mujeres del H. Ayuntamiento de la capital lleva a través de videoconferencias temas de crucial importancia como son los derechos sexuales y reproductivos.

En esta plática las especialistas mencionaron que para muchas mujeres la falta de acceso a planificación familiar, la violencia de género, el matrimonio infantil y las desigualdades socioeconómicas se pueden agravar con esta crisis, por una serie de situaciones en relación al acceso a la salud y a los anticonceptivos. “Los establecimientos sanitarios están cerrando o limitando sus servicios en muchos sitios y las mujeres no acuden a los mismos por miedo a contraer la Covid-19 o las restricciones de circulación impuestas se lo impiden”.

De acuerdo a información del INEGI, el mayor número de madres adolescentes se registran en Chiapas, lo que provoca entre otras situaciones deserción escolar, sin que ninguna autoridad del ámbito educativo fije una postura o reconozca el número de niñas, no mayores a los 12 años que dejan los estudios por debutar como mamás.

Los datos intercensales arrojan como resultado que en el país, existen 48 millones de mujeres que oscilan entre los 12 años en adelante; de ese número, el 67 por ciento son madres de al menos un hijo.

De acuerdo a los datos que emite el INEGI, el mayor número de adolescentes embarazadas, se presenta en la zona indígena, sin embargo, este flagelo, no escapa de las zonas rurales de la entidad.

El primer lugar que ocupa Chiapas en embarazos de adolescente creció incalculablemente en los últimos años, por ejemplo, en 2010 había un total de 12 mil 400 madres menores de 15 años, esa cantidad, colocaba al estado en el tercer lugar nacional en ese rubro; en el 2016 la cifra aumentó sin que se tenga el dato exacto de cuántas adolescentes están embarazadas.

Por esto, prevén que “esta reducción en el uso de anticonceptivos podría tener graves consecuencias para las mujeres, desde 325 mil embarazos no planeados, estimación correspondiente a interrupciones mínimas durante 3 meses, hasta la extraordinaria cifra de 15 millones de embarazos no planeados; si se producen interrupciones graves durante un período de 12 meses”.

En cuanto a la violencia contra las mujeres, el estudio alerta de que se podrían dar grandes pasos hacia atrás en los avances logrados. Esto, debido a una reducción de las iniciativas de protección y prevención y a un aumento en la incidencia de la violencia.