Pide Iglesia no relajar medidas sanitarias

Ante la llegada de la nueva normalidad, el arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos llamó ayer al pueblo a no relajar las medidas sanitarias, debido al incremento de casos positivos y fallecimientos ocasionados por el coronavirus en los últimos días.

“Estamos viviendo una situación muy crítica”, asentó.

En un mensaje, el pastor religioso sostuvo que muchos oaxaqueños están esperanzados en salir de sus casas, en regresar a trabajar, en caminar por las calles y en realizar la vida ordinaria, por la llamada nueva normalidad.

“Ante esto, creo que es importante cuidarse. No descuide su persona, a sus seres queridos. Se nos ha dicho que debemos cuidar quedándonos en casa”, anotó.

"Le doy gracias a Dios porque está bendecido, pero Oaxaca no es el pueblo donde vive, es un estado y en este momento se encuentra en estado críticos, por tantas muertes y tantos contagios”.

Llamó al pueblo a no darse la libertad de salir de casa, porque corren el peligro de contagiarse y contagiar a otros.

“Llegará el momento que las autoridades sanitarias nos digan que ya es posible salir poco a poco, para reiniciar la vida. Ya lo verá, será pronto, Dios nos va a bendecir, tenemos que salir vivos y sanos, con nuevos compromisos, ilusiones y esperanzas”, agregó.

Vázquez Villalobos rogó también a Dios proteger a los médicos, enfermeros y demás trabajadores del sector salud, porque están cercanos a quienes están enfermos, para que esta realidad se convierta en alegría y gozo.

Pide al gobierno ayudar a artesanos 

El arzobispo pidió también al gobierno a velar por las necesidades de los artesanos afectados por el incendio sucedido en el Mercado de Abasto Margarita Maza.

“Hay que renovar ese espacio para que regresen y vuelvan a empezar de nuevo su trabajo, y sacar lo necesario para vivir”, asentó.

Destacó que el gobierno necesita ser sensible ante esta realidad por ser deber suyo el bien común y atender las necesidades de los afectados.

Observó que en los artesanos existe un dolor profundo por los perjuicios en el incendio, porque perdieron toda su historia de trabajo de muchos años.

El mitrado, también llamó a los afectados a no perder la confianza en Dios, porque no los va a abandonar y extenderá siempre su mano para levantarlos.