Estos son algunos de los deportistas que llevaron la competitividad a los casinos

Fútbol y casinos. A priori dos disciplinas que poco tienen que ver y entre las que no sería lógico encontrar una relación. Pero quizá están más cerca de lo que pensamos. La fama, el dinero que mueven y las estrellas mundiales a las que dan cobijo son algo que comparten, que tienen en común y que les ha hecho establecer alianzas en pleno siglo XXI. Quizá para muchos sea más desconocido el mundo de los casinos, pero resulta clave. En México, el juego y los casinos, tanto físicos como en línea, han tomado una gran relevancia. Según la agencia Mordor Intelligence, los juegos de azar crecen a un ritmo de un 8,7% anual y eso hace que ya sea un mercado muy importante para la economía mexicana.

Los operadores han acudido al patrocinio de equipos y eventos de fútbol como ayuda a su promoción y, por contra, hay futbolistas que han visto en ellos una oportunidad de desarrollar una nueva forma de entretenimiento. Muchos cuentan con el respaldo de la marca, jugando como invitados en torneos en vivo o acudiendo a salas de juego para darles caché a nivel mundial. Caliente, Codere o Betfair son algunos de los nombres propios que han establecido este tipo de colaboraciones, pero lo que se conoce menos son los jugadores que han llevado la competitividad que demuestran en el campo a las mesas de juego. Algunos podrían pasar por auténticos profesionales.

Cristiano Ronaldo

Un fuera de serie en el mundo futbolístico como Cristiano Ronaldo es uno de los que se ha visto de forma esporádica atraído por los juegos de naipes. Durante una gira de pretemporada en Australia como futbolista del Real Madrid, el astro portugués se pasó por el Crown Casino de Melbourne para dar rienda suelta a un poco de diversión. La lujosa sala Mahoganny Room albergó una noche entretenida para CR7 después de que su equipo disputara un encuentro ante la Roma en territorio oceánico.

Ariel González

Con la marca Crown también se ha visto envuelto un jugador local como Ariel González, nacido en Argentina pero naturalizado mexicano. El ex de América, Pumas o Querétaro también es un gran aficionado al póker y un muy buen jugador. En el Crown City Casino de Irapuato no solo participó en diversas competencias, sino que se adjudicó el 250K Garantizados de 2015 con una cantidad final de premio de más de 70.000 dólares. También ha participado en eventos en línea de diferentes firmas nacionales, cuando la oferta en la red se encontraba en su mejor momento. El ariete ha compartido sus dos pasiones, aunque solo en lo futbolístico ha llegado a ser profesional como tal. El juego queda como pasatiempo.

Ronaldo

El “fenómeno” ha sido en varias ocasiones imagen de la marca PokerStars y se ha dejado ver por varios torneos presenciales de este juego. En Sudamérica ha participado en diversas etapas, pero en línea también da sus pequeños pasos. “También juego bastante a póker online. Es muy divertido porque cuando entro con mi nombre la gente me reconoce y quieren desafiarme”, comentó Nazario en una entrevista para el diario español Mundo Deportivo. En ella reconoció que empezó a jugar al póker en su llegada al Real Madrid, allá por 2002 y desde entonces es un gran aficionado.

Neymar

No solo la samba brasileña del pasado se ha dejado encandilar por el atractivo del póker. También un crack del presente y del futuro como Neymar se ha declarado enamorado del juego de cartas y con bastantes buenos resultados. Recientemente ha participado en un torneo online de la Brasilian Series of Poker en el que se endosó más de 50.000 pesos en una sola noche. En su etapa en Barcelona ya dejó ver por los casinos de la ciudad condal, mientras que en París organiza con frecuencia timbas entre amigos. El contacto con el jugador profesional André Akkari parece que le ha servido para sacar partido.

Gerard Piqué

Excelente zaguero central, hombre de negocios y apasionado por los juegos de azar. Gerard Piqué ha demostrado en su carrera ser un varón muy versátil, capaz de adaptarse a todo y siempre dejando su sello. En el póker no ha sido menos y se le ha visto participar en torneos en vivo celebrados en Barcelona. Y no solo participar. De hecho, en el High Roller de este último año del European Poker Tour terminó en segunda posición y se embolsó más de 380.000 dólares. Su compañero de equipo, el chileno Arturo Vidal, le acompañó y terminó quinto con más de 140.000 dólares en ganancias. Otro que se apunta al festival.

David Beckham

Y en este mundillo no podía faltar todo un “gentleman” como el inglés David Beckham. Además de tener negocios relacionados con marcas de casinos en Asia, y ser su embajador, en la etapa del británico en el Manchester United frecuentaba las salas de juego de Reino Unido y lo propio hizo posteriormente cuando se marchó a jugar a Estados Unidos. Allí pudo conocer la cuna del juego en Las Vegas y aprender el montaje que lleva una sala de juegos para después ponerlo en práctica en favor de sus intereses.