Asume Salina Cruz "nueva normalidad"

SALINA CRUZ, Oaxaca.- Pese a ser este el municipio istmeño donde más casos positivos de COVID-19 se han presentado, la ciudadanía parece haber entrado en la "nueva normalidad". Salina Cruz presentaba hasta la tarde de este miércoles 31 casos positivos y de éstos, siete todavía están activos, es decir, esos pacientes son aún fuente potencial de contagio.

Lo anterior, parece no importar a la ciudadanía que de tajo recobró sus actividades cotidianas, ignorando el riesgo. De por sí, aquí las restricciones no se tomaron en serio y buena parte de la población siguió realizando sus rutinas, a pesar de las disposiciones locales emitidas y a las que se opuso principalmente el sector de comercio, tanto formal como informal.

Ni los 31 casos positivos, ni las cuatro defunciones ni los siete casos que todavía permanecen activos han logrado incidir entre la población que argumenta que no puede quedarse en casa, pues se vive al día. El comercio está prácticamente abierto en su totalidad, sobre todo en el centro de la ciudad y con las mínimas medidas de higiene.

Las principales vialidades del centro histórico hoy rebosan de unidades móviles que presurosas se dirigen a sus destinos, peatones las cruzan sin tomar las precauciones debidas, mientras que no hay autoridad vial municipal o vial que regule o verifique el flujo de los vehículos que se han vuelto a apoderar de la calle.

A pesar de esto, el hecho de que no haya clases presenciales en los diversos planteles educativos, taxis y urbanos hostigan el primer cuadro con el ruido de sus claxónes y los amagos que hacen a sus compañeros operadores, sin que se guarden las medidas preventivas mínimas para prevenir un contagio masivo del COVID-19.

Y a pesar de que Salina Cruz es uno de los municipios más afectados en la región del Istmo de Tehuantepec por la pandemia, las medidas se han relajado y hoy es posible encontrar personas de todas las edades en las cercanías del mercado Ignacio Zaragoza, que sin tener muchas obligaciones que hacer, salen sin cumplir con las medidas preventivas.

Lo mismo acuden pensionados, jubilados y usuarios de los servicios bancarios a Banamex que a BBVA a realizar sus trámites, que a las zapaterías y tiendas de ropa a adquirir lo que les falta que dar una vuelta en los límites del parque municipal, donde ya no hay vigilancia ni exhortos por parte de las autoridades locales.