Latam, la aerolínea más grande de Latinoamérica, pide protección por bancarrota en Estados Unidos

La aerolínea suramericana Latam Airlines solicitó el martes protección por bancarrota en Estados Unidos, mientras que trata de gestionar el brusco descenso en los viajes aéreos provocados por la pandemia del COVID-19. Aunque los vuelos de pasajeros y mercancías seguirán operando y los empleados recibiendo sus salarios, según informó la compañía.

Latam Airlines Group S.A., con sede en Santiago de Chile, indicó que tanto la empresa como algunas de su filiales habían iniciado una reestructuración financiera en el país norteamericano. La operadora confiaba en reducir su deuda a través del proceso de bancarrota.

La solicitud de protección por bancarrota cuenta con el apoyo de dos familias con importante participación en la compañía, así como el inversionista Qatar Airways, señaló la firma.

En el proceso estaban incluidas la matriz y sus filiales en Chile, Colombia, Perú y Ecuador, así como sus operaciones en Estados Unidos. La compañía ya ha anunciado el despido de casi 2,000 empleados en esas cuatro filiales suramericanas.

Latam no incluyó en el proceso a sus filiales en Argentina, Paraguay y Brasil. La compañía dijo que está en conversaciones con el gobierno brasileño sobre cómo proceder con sus operaciones en ese país.

La compañía aérea tiene previsto algunas operaciones internacionales a Europa y Estados Unidos en junio, lo que le permitirá pasar del 5 % al 9 % de su capacidad previa a la pandemia, para alcanzar hasta el 18 % en julio.

Las aerolíneas, que se vieron obligadas a reducir a lo mínimo las operaciones o incluso suspenderlas completamente por el COVID-19, están empezando a recuperar paulatinamente su programación, al ritmo del levantamiento de las restricciones y de la reapertura de las fronteras.

En las últimas semanas, ha habido un goteo de anuncios del reinicio de vuelos por parte de compañías como Lufthansa, Air France, Ryanair, easyJet, Condor, Latam, Emirates o la española Volotea, previsto por la mayoría de ellas para la segunda mitad de junio y principios de julio.

Latam no es la primera compañía que termina en bancarrota en medio del coronavirus. En el mismo sector, también se declaró en quiebra la colombiana Avianca. En las últimas semanas, hicieron lo mismo también la compañía de renta de autos Hertz y las cadena de grandes almacenes y departamentos J.C.Penney, Neiman Marcus, J.Crew y Stage Stores.