Controlan acceso al centro de Tuxtla

Daniela Grajales Daniela Grajales

Exhortan a comercios del primer cuadro de la capital a que tomen las medidas de sana distancia, sanitización y uso de cubrebocas .

Luego de que el secretario de Salud en Chiapas, José Manuel Cruz Castellanos, informará que el centro de la capital es el foco rojo de contagios por COVID-19 las autoridades del Ayuntamiento de Tuxtla, implementaron operativos para exhortar a comercios del primer cuadro de la capital a que tomen las medidas de sana distancia, sanitización y uso de cubrebocas que forman parte de la estrategia de prevención del Coronavirus.

La Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios, hizo el llamado a los establecimientos que no son esenciales a que cierren para coadyuvar con las medidas de prevención del COVID-19.

Esto se realizará por medio de un polígono de seguridad que abarca de la segunda sur a la sexta sur, y de la tercera oriente a la segunda poniente, se ha detectado una mayor afluencia de personas y más de 700 establecimientos dentro de este perímetro, con 500 establecimientos no esenciales.

Ante la contingencia sanitaria que se vive por el COVID-19 es importante saber los negocios esenciales o no esenciales.

Entre las actividades y negocios que aparecen con la denominación de esenciales y se encuentran en el centro de la ciudad son los relacionados con servicios financieros, casas de empeño, también están la venta de alimentos en mercados, abarrotes, farmacias, misceláneas, carnicerías, pollerías, cremerias, panaderías, tortillerías, ferreterías y tlapalerías.

"A los responsables y trabajadores de los establecimientos que son esenciales para que fortalezcan aún más las medidas en cuanto al gel, el cubrebocas, la sana distancia y también exhortando de una manera muy gentil a todos aquellos establecimientos que son no esenciales en este momento porque estamos en semáforo rojo y mantenerse cerrados".

Cabe hacer mención que el Código Administrativo de la entidad es el ordenamiento que prevé sanciones administrativas, mientras que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) es la autoridad que se encargará de su aplicación.

De acuerdo con este ordenamiento, los municipios están facultados para suspender temporalmente el funcionamiento de establecimientos, mientras se lleve a cabo el procedimiento administrativo, y una vez con él y si mantiene el incumplimiento, podría venir una clausura temporal, parcial o definitiva.